Trucos para limpiar el acero inoxidable de tus electrodomésticos y dejarlo impecable

anamas

La cocina es uno de los lugares dónde más grasa se acumula y es que después de un duro día lo que menos apetece es ponerse a limpiar y mucho menos a sacar brillo a los electrodomésticos.

Te contamos algunos trucos para que tu campana extractora, nevera, horno y lavavajillas que son de los que más grasa acumulan, estén relucientes sin demasiado esfuerzo. Algunos de estos electrodomésticos son de acero inoxidable pero ¿sabes cómo se deben limpiar?, hay algún que otro truco.

Muchas veces la solución está en usar ingredientes que tienes en casa con los que puedes hacer tu propio limpiador casero a un precio más que económico y con resultados espectaculares.

Acero inoxidable, el vinagre blanco el principal aliado

El vinagre blanco tiene muchos usos en la limpieza del hogar. Lo ideal es hacer una mezcla con agua y vinagre blanco en la misma cantidad y pulverizarla sobre la superficie a limpiar, después pasar una bayeta de microfibra por encima y lo dejarás reluciente.

Otro truco infalible para limpiar el acero inoxidable es mezclar maicena, bicarbonato de socio, jabón líquido y aceite de girasol u oliva en las siguientes proporciones dos cucharadas de maicena, una de bicarbonato de sodio y tres cucharadas de aceite de girasol u oliva. Después, añadir  poco a poco, agua y jabón líquido para platos en pequeñas cantidades hasta que quede una mezcla líquida pero espesa. Después aplica la mezcla con una esponja y cuando la mezcla esté seca retírala con un paño húmedo bien escurrido.