Un problema de calderas desata la ira de un atrevido con Isidro Montalvo

Rodrigo Díaz

Isidro Montalvo se encuentra molesto en su última bromita fresquita: Le han llamado por la avería en una caldera, ¡cuando acababan de ponerla nueva!


 

 

 

En su primera llamada, una mujer va a mostrarse muy tranquila y no dejará de insistir en que el humorista se ha equivocado de teléfono. Daba igual las veces que lo dijese, que Isidro seguía en las suyas, tratando de saber si las aguas caen por el motor o por algún otro lado.

Con el segundo atrevido, veremos cómo una amistosa conversación acaba en una discusión a grito pelado. Y todo porque nuestro compañero se empeñaba en que la caldera estaba mal y tenía que hablar con un tal Sisto.

Fijaos cómo debía ser el momento que Isidro Montalvo ya no ha aguantado más: «Escúchame, que me estás haciendo reír, que me he equivocado», le aseguraba al ver el nivel de mosqueo que tiene el pobre oyente.