¿Se te ha roto una uña? Te enseñamos a repararla

Te contamos cuatro maneras de arreglarla en casa

anamas

 Cuidarse las manos está de moda, ¿sabías que la previsión para 2024 es que la industria del esmalte mueva más de 14.000 millones de euros?. Si hablamos de uñas y sobre todo de manicuras está claro que las hay para todos los gustos, de gel, largas, cortas, cuadradas, redondas…Sin embargo algo de lo que no hablamos nunca es de esos pequeños accidentes que hacen que se te rompa una uña. ¿Se te ha roto una uña?, te enseñamos a repararla.

Y es que que se nos rompa una uña suele ser un engorro además de ocasionarnos molestias y dolor. Te damos cuatro soluciones para arreglártela de la mejor forma tú misma. 

La primera solución, si  no está demasiado rota es utilizar pegamento de uñas. Para ello lima la superficie, aplica una o dos capas de pegamento de uñas de secado rápido y termina aplicando una capa de esmalte transparente para reforzar la grieta. 

¿Se te ha roto una uña?, te enseñamos a repararla

 

Por el contrario, si está muy rota, utiliza tiras de papel de fibra de vidrio o seda y gel transparente. Límpiala bien y corta un trocito de seda autoadhesiva para uñas. Después, aplica el gel transparente sobre la parte rota y cuando se seque, lima la superficie  y retira los excesos. Esmalta de nuevo con el gel transparente para que quede más fuerte, la protegerás hasta que crezca y puedas limarla bien. 

El siguiente método es de lo más curioso, consiste en usar una bolsita de té . Para ello corta un trocito de una bolsita de té lo suficientemente grande para que cubra toda la superficie de la uña, aplica una gotita de pegamento sobre la que esté rota. Después coloca el trozo de bolsita  y dale forma, aplica pegamento de nuevo y deja secar y por último lima e iguálala. Repasa cada dos o tres días aplicando una capa de pegamento sobre el trozo de la bolsita de té. 

También existen kits específicos para reparar tus uñas. Para ello, empieza por cortar la uña al máximo con el corta uñas y límala. Aplica una capa del pegamento que trae el kit teniendo cuidado de que se pegue a la piel. Inmediatamente espolvorea el polvo de relleno sobre la uña o sumerge la uña directamente en el polvo. Repite tres veces más y cuando el pegamento se seque, lima la uña con la pulidora que contiene el kit. Retira el exceso de pegamento en la cutícula o la piel puedes retirarla con acetona pura. Píntalas para aportarles un extra de dureza. 

MÁS SOBRE: