Antonio Orozco

Abre los ojos y escucha el «Pálpito de vida» de Antonio Orozco

La canción Giran y van forma parte de un promocional de Turismo de Tailandia

Nuria Serena
Archivado en: Antonio Orozco  •  

«Pálpito de Vida» es un vídeo difundido por Turismo de Tailandia que cuenta con una banda sonora muy especial, la música de Antonio Orozco.

Imágenes inspiradoras bajo la dirección del reportero de viajes Paco Nadal a las que añade narrativa musical el intérprete de Giran y van.

Turismo de Tailandia promociona este vídeo para animar a los viajeros a visitar por primera vez el País de la Eterna Sonrisa.


Islas, templos, ceremonias budistas, gastronomía, parques históricos: el vídeo es un excelente resumen del significado y la importancia del Thainess, esa palabra que define la hospitalidad, la forma de ser y de encarar la vida de los tailandeses, que basan su día a día en dos conceptos: el “sanook”, ideal tailandés de la diversión, y el “mai pen rai”, la versión local del “no te preocupes y sé feliz”.

Ahora amanece, pálpito de vida
Ahora suspiro y después ya volaré
Aún es temprano, me quedan siete vidas, no estamos solos
Hay mucho por hacer
Mandan mis velas, mis sueños y mis manos
Y el mundo gira hoy bajo mis pies
Suman tus ganas que hoy serán las mías y resta el camino que toca recorrer
Toca recoger
Toca responder
Giran, giran
Giran los vientos, la vida y el resto
La aguja y el tiempo nos llegarán
Gira el momento, el amor y lo nuestro
El sueño perfecto y el esfuerzo nos llevarán
Giran los textos, los días, los versos
El abrazo y los gestos, y giran, y girarán
Giran y van, giran y van
Y el resto
Y el resto llegara
Siempre se curan las grandes heridas
Siempre que quieras se puede alcanzar
Tu paso, la huella, tu abrazo, el poema
Tu piel la frontera que quiero cruzar
Juntos lo haremos, juntos es vida
Juntos es mucho más fácil llegar
Juntos lo haremos, juntos es vida
Juntos no hay nadie que nos pueda parar
Ya lo verás
Juntos será
Giran, giran
Giran los vientos, la vida y el resto
La aguja y el tiempo nos llegarán
Gira el momento, el amor y lo nuestro
El sueño perfecto y el esfuerzo nos llevara
Giran los textos, los días, los versos
El abrazo y los gestos, y giran, y girarán
Giran y van, giran y van
Y el resto llegará
Giran y van, giran y van
Y el resto llegará
Giran los vientos, la vida y el resto
La aguja y el tiempo nos llegarán
Gira el momento, el amor y lo nuestro
El sueño perfecto y el esfuerzo nos llevarán
Giran los textos, los días, los versos
El abrazo y los gestos, y giran, y girarán
Giran y van, giran y van
Y el resto llegara
Giran y van, giran y van
Y el resto llegará
Giran y van, giran y van
Y el resto llegará

Canciones de Antonio Orozco para cerrar los ojos y sentir

Éxitos como Mi héroeEstoy hecho de pedacitos de ti, Devuélveme la vida o el de su último disco, Entre sobras y sobras me faltas, con frecuencia nos acompañan en Cadena Dial. Pero no son los únicos. La discografía de Antonio Orozco está repleta de canciones perfectas para cerrar los ojos y sentir.

1. Pídeme, Antonio Orozco

«Pídeme, que tengo de oferta lo eterno, regalo millones de besos y cuentos que tienen final«, reza la canción que abre su séptimo trabajo discográfico. Un disco, Destino, que le ha dado algunas de sus mayores alegrías a nivel profesional.

Este tema lanza una petición, «pídeme», la cual lleva él mismo a cabo en otra de las canciones que conforman el disco, Por pedir pedí, y que también podría ser parte de esta lista.

2. Ya lo sabes (Antonio Orozco con Fonsi)

Esta es una de esas canciones que con solo leer el título uno se lanza a cantar sin remedio: «Y ya lo sabes, corazón que no hay más gritos que esta voz y va tan fuerte que también se asusta el aire«.

Eso hace también que sea una de las canciones más especiales para vivir en sus directos, pues supone escuchar a todo el público cantándola al unísono. Orozco la compartió con Luis Fonsi para su disco Renovatio.

3. No hay más

No hay más es una indispensable de Cadena Dial. Tiene un poder especial, y es que a medida que avanza la canción uno siente que se va llenando de energía. Pruébalo tú mismo: ponte los cascos, dale al play y dinos si no estamos en lo cierto. ¡La magia de la música! 

MÁS SOBRE: