Ahorra un pellizquito con el método del ayuno financiero

Consiste en limitarse a gastar durante los 21 días que lo pongamos en práctica, lo esencial para sobrevivir

Ana Más

Aunque siempre hablamos de la cuesta de enero, lo cierto es que en septiembre, a la vuelta de las vacaciones normalmente a todos nos toca subir otra cuesta. Y es que a los extras que solemos hacer en verano se une la vuelta al cole, cuyo gasto medio estará este año entre los doscientos y los quinientos euros.

Este puede ser un buen momento para poner en práctica este método que nos va a permitir ahorrar un poquito poniéndolo en práctica tan solo 21 días. Te contamos en qué consiste el ayuno financiero.

Y es que precisamente es un método de ahorro puntual que en contextos como el actual puede ayudarnos a combatir la subida de los precios y la alta inflación. Consiste en limitarse a gastar durante los 21 días que lo pongamos en práctica lo esencial para sobrevivir, gastos de comida, farmacia y colegios exclusivamente. Debemos eliminar por tanto, las salidas a bares y restaurantes, peluquerías o comprar ropa.


Ahorra un pellizquito con el método del ayuno financiero

Las ventajas de practicarlo son que serás más consciente de tus gastos y aprenderás a identificar los «gastos hormiga». si lo cumples «a raja tabla» puedes conseguir ahorrar hasta veinte euros al día, lo cual no está nda mal y si lo miras por el lado de «lo saludable», dejar de tomarnos el café de media mañana o la cervecita de la tarde nos beneficiará también.

Para llevar a cabo tu «ayuno financiero» hay algunas pautas que debes seguir, la primera es implicar a tu entorno más cercano, para que ellos inconscientemente no te hagan romper tu ayuno y sepan que durante esos 21 días no podrán hacer planes del tipo salir a cenar contigo.

Debes tener claro que hacerlo menos de tres semanas no es recomendable ya que el ahorro será tan poco que lo único que conseguirás es desanimarte y abandonar.

El segundo punto es llevar un control diario de gastos, apuntar lo que gastamos y lo que ahorramos y mucho mejor si lo comparamos con el mes anterior, así comprobaremos que si está funcionando. Hay incluso Apps que nos ayudan a ver en qué hemos gastado nuestro dinero.

Es importante también pagar en efectivo, así que guarda tus tarjetas durante esos 21 días, esto te hará ser consciente de lo que gastas durante esas tres semanas. Además es muy importante que gastes solo en lo estrictamente imprescindible. Deja a un lado los caprichos durante ese tiempo.

 

MÁS SOBRE: