Varios compañeros hacen un brindis.

Estas son las 11 cosas que no debes hacer durante la cena de Navidad de tu empresa 

No cometas excesos y no te olvides del entorno en el que estás

Teresa Moreno

¿Tienes muchas comidas y cenas de Navidad a la vista? ¿Entre ellas también está la cena de Navidad de tu empresa? Tras más de dos largos años de restricciones de movilidad y de aforo, todos volveremos a disfrutar de las cenas y las reuniones navideñas con nuestros seres queridos, pero también con los compañeros de empresa como antes de la pandemia.

Muchos son los que ya han comenzado a disfrutar de este tipo de reuniones y otros que lo harán en los próximos días. Gran parte de ellos lo viven como el gran acontecimiento del año, ya que es un buen momento para estrechar lazos, compartir risas y charlar con tus compañeros. 

Eso sí, dejarse llevar «demasiado» puede salirte caro. Así que, ten cuidado con los excesos y las malas decisiones porque pueden llevarte a vivir alguna situación en apuros y a protagonizar las comidillas de los próximos días en la oficina. Entonces, llegados a este punto te preguntarás ¿qué se debe tener en cuenta para que todo salga bien en la cena de Navidad de tu empresa? Infojobs y Cadena Dial te recomiendan tener en cuenta lo siguiente: 


1. No vistas muy informal 

A veces nos cuesta saber escoger el outfit correcto para acudir a los eventos de empresa. Muchos optan por un dress code demasiado informal y otros apuestan todo a un traje muy sofisticado creyéndote auténticos modelos. Lo ideal es optar por algo intermedio, que no sea muy cargado pero que tampoco roce la vergüenza ajena. Has captado el mensaje ¿verdad? 

2. Huye de los chupitos y las copas 

El alcohol puede convertirse en tu peor enemigo. Está bien soltarse la melena un poco de vez en cuando, pero de ahí a consumir en exceso hay una línea muy gruesa. Si no quieres convertirte en la comedilla de la empresa en las próximas semanas, no consumas alcohol en el exceso y huye de los chopitos, ya que a estos ¡los carga el diablo! 

3. No te creas la Reina de la pista de baile 

¿Eres de los que escucha los primeros acordes y se lanzs a bailar a la pista? ¡Cuidado! Es tu tema favorito, sí, pero hay que tener en cuenta el entorno en el que estás y que todo lo que hagas no supondrá un borrón y cuenta nueva. Deja que otro se adelante a inaugurar la pista (siempre hay algún listillo o listilla) y después baila si te apetece, pero sin olvidarte que es un evento de empresa. ¡No desfases!

4. Habla con Pepito y con todo el mundo 

Pepito es tu amigo de confianza, pero este tipo de reuniones siempre son ideales para salir de esa zona de confort y conocer a otra gente con la que no puedes charlar con tanta facilidad en tu día a día. Así que, acércate a esos grupitos y comienza a charlar, sobre todo, si te acabas de incorporar a la compañía, ya que esta cena de Navidad de empresa te ayudará a conocer a tus “compis” más en profundidad.  

5. No abuses, recuerda que no estás en un buffet 

¿Eres de “buen comer”? ¿Han puesto algo en el plato que no habías probado antes? Aprovecha para degustarlo, pero no engullas ni te muestres avariciosa comiendo todo con ansia o cogiendo (si es buffet) toda la comida en grandes cantidades. Prepárate pequeños aperitivos y come primero una cosa, luego otra y así sucesivamente.  

6. Únete a tu «Dúo Dinámico» o tu «Trío Calavera«

Reunirse con compañeros de confianza siempre ayuda a perder el miedo a la vergüenza. Como a estas alturas ya os conocéis todos de sobra, aprovecha para tirar del carro y decidir cuándo es un buen momento para volver a casa.  

7. Disfruta: hay más vida después del trabajo 

Olvídate de los proyectos y de los clientes. La cena de Navidad de la empresa es un evento para centrarte en disfrutar y desconectar de tu equipaje profesional.  

8. No te enrolles con nadie 

Olvídate de acaparar los focos del evento. Para empezar, no es buena idea ligotear con alguien de tu empresa, ya que esto puede darte mucha vida al principio, pero si todo se tuerce, el día a día puede resultarte difícil. Por lo que extrapolado a un ambiente de fiesta navideña de empresa mucho menos, ya que todos serán testigos de cómo os besabais o bailabais y convertirte en una auténtica “tortura”.  Por si fuera poco, este tipo de eventos también invitan a desinhibirse y olvidarse de todo, incluso de que tienes pareja. Así que, ¡cuidado!

9. Evita los temas peliagudos 

Siempre hay temáticas para hablar, evita aquellos más polémicos y, por supuesto, la política, ya que este siempre genera opiniones muy dispares. Así que, si lo que queréis es disfrutar de un ambiente discernido y tranquilo, recuerda que hablar del tiempo siempre puede ayudarte a romper el hielo.  

10. No hables siempre de tus hijos, hay más temas 

En esta misma línea, si tienes hijos no hables todo el rato sobre ello, ya que puede aburrirles. Así que, evítalo y prueba suerte con infinidad de cosas más.  

11. No llevar a tu pareja 

Pese a que lo consideres una buena idea inicial, la realidad es que llevar a tu pareja a la cena de Navidad de la empresa no es una buena idea. Recuerda que solo te han invitado a ti y que es un momento propio para disfrutar con otras personas del equipo. 

¿Has tomado nota de todas las cosas que no debes hacer durante la cena de Navidad de la empresa? Seguro que sí. Ahora solo prepárate para disfrutar y recuerda… ¡no vayas al día siguiente a trabajar! Esto es lo bueno de las comidas o las cenas de empresa, que se alargan. 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO