Kiko Matamoros

Kiko Matamoros hace explotar a Adela González y acaba abandonando el programa

El colaborador falta al respeto a la periodista y se va de Sálvame

Ana Irigoyen

Kiko Matamoros se enfrentaba el pasado viernes a Germán González, quien se encarga de preparar los vídeos del programa. En esta ocasión hizo uno sobre las vacaciones de Marta López Álamo en México. Ahora, el redactor ha hecho uno donde aparece el tiempo que pasaron Matamoros y su novia en París.

Sálvame le enseñaba el vídeo al colaborador, quien no ha dudado en volver a criticar el trabajo de Germán. Todo ha empezado cuando, mientras el vídeo se estaba emitiendo, Matamoros ponía caras de que lo que veía no le estaba agradando. Su comportamiento y actitud hizo estallar a Adela.

«La nueva directora dice que controles el lenguaje Kiko«, le advertía Adela. Sin embargo, lejos de hacerle caso, Kiko Matamoros mandaba callar a la presentadora con un «shhh». «No, no. El respeto me lo tienes, ese gesto a mí no me lo haces«, reaccionaba Adela.


«Como sigues haciendo alusiones a las antigüedades, a las edades, te diré que el edadismo que practicáis está considerado la tercera causa de discriminación en el mundo después del racismo y la homofobia. La OMS lo considera un gran problema que afecta incluso a la vida«, contestaba el colaborador.

Adela y Carmen Alcayde se posicionan en favor del trabajo del redactor

 

«Ayudáis a que la vida de la gente sea más corta. Si podéis evitar esas alusiones sería de agradecer, no por mí pero sí por terceras personas que son víctimas de esa fobia cada día más repugnante«, continuaba. «Que populismo barato«, intervenía Carmen Alcayde. «¿La OMS es populismo? Yo de verdad… estudia, estudia«, respondía Kiko mientras se iba del plató.

Una vez que el colaborador abandonó el programa, Adela y Carmen halagaron el trabajo de Germán. «El vídeo de Germán es una vez más maravilloso, y el sentido del humor es así y punto. Lo que no vamos a aguantar es esas faltas de respeto, yo por lo menos«, explotaba Adela. «¿Kiko, puedes volver?«, preguntaba Carlos Lozano. «No, no, se va a casa. Y que descanse un poco. Se va uno. Hay cinco colaboradores como la copa de un pino«, comunicaba de forma tajante Adela.