Lo que se inventó Rosa López para entrar en Operación Triunfo

Un currículo ficticio que venía a decir: "Soy buena, bonita y barata"

Ana Pérez
Archivado en: Rosa López  •  

Rosa López ha hablado sin tapujos en Lo de Évole. Desde que fue denominada como Rosa de España por antonomasia, su vida dejó de ser la misma.

Participó en la primera edición de Operación Triunfo y se alzó como ganadora con tan solo 20 años. Desde ese momento, el talent show revelación le hizo adquirir una fama de la que todavía a día de hoy tiene sus repercusiones.

Sin embargo, ya en el casting de entrada su vida empezaba a dar un giro. La cantante ha contado a Jordi Évole que tuvo que mentir en los castings para entrar en el concurso. Se inventó que «tocaba el piano, que vivía en Armilla (un pueblo de Granada) y que sabía inglés», se sinceró. Lo que no sabía Rosa es que iba a hacerse con la victoria, lo cuál la convertiría en representante de España en Eurovisión 2002, haciéndose con la séptima posición. Pero, como bien ha explicado en el programa, un día estás en lo más alto y al otro vuelves a lo bajo.


También puedes leer:

Rosa López se sincera sobre sus problemas con Hacienda

Rosa López se sincera sobre una posible colaboración con Bisbal: «Es un aprieto»

Top de los artistas más escuchados de cada edición de Operación Triunfo

Una concursante de Operación Triunfo desvela que sufre un trastorno de bipolaridad

La vida de Rosa López tras el concurso: «ahora soy buena, bonita y barata»

A pesar de su victoria en Operación Triunfo, ha llegado a pensar que ganó «por pena». Además, su buena posición en el certamen de Eurovisión no fue nada grato para ella: «Sentía presión, sentía que España creía que íbamos a ganar».

Rosa López se había convertido en todo un fenómeno de la música. «Todo fue muy rápido, una locura. Grababa dos canciones por día, casi sin sabérmelas». «Hasta 2004 fue una locura. Sonábamos en la radio, había pijamas, calcetines, merchandising». Sin embargo, pasaron los años y dejó de escucharse en la radio.

A la artista granadina le encantan los retos y ha sostenido que su mayor deseo en estos momentos es volver a sonar en cualquier radio. Sería toda una satisfacción para «mis seguidores, para mi familia y para mí. Me emociono solo de pensarlo».

También habló de su actual caché, después de sus problemas con Hacienda y su difícil situación económica. «No estoy ligada a ninguna discográfica, ahora soy buena, bonita y barata. Entre 9.000 y 14.000 euros»

MÁS SOBRE: