Antonio Orozco

Esta es la razón por la que Antonio Orozco no ha presentado a su pareja

Además es la madre de su segunda hija Antonella

Ana Más

A finales de año Antonio Orozco comunicaba a sus seguidores que había sido padre por segunda vez, «Hemos sido padres de una niña glotona, sanísima y hermosa que se llama Antonella», así mostraba su emoción el cantante que tiene otro hijo de trece años, Jan, fruto de su relación con Susana Prat.

Aunque en alguna ocasión Orozco ha hablado de la madre de su hija nunca ha desvelado su identidad algo que explicaba así en una reciente entrevista, «Ella tiene criterio suficiente para saber lo que quiere o no quiere hacer. Es una mujer, como todas, bastante inteligente. Yo no mando en la vida de las personas, cada uno sabe dónde quiere estar».

Además de mostrar lo orgulloso que se siente de la madre de Antonella, explicando que ya que no recordaba  la carga de una madre cuando acaba de dar a luz, «Me quito el sombrero delante de la madre de mi hija y de todas las madres del mundo» y a si mismo se define como un «padre orgulloso y aplicado».


Esta es la razón por la que Orozco no ha presentado a su pareja

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Antonio Orozco (@antoniorozco10)


Y es que esta no es la primera vez que el cantante se deshace en halagos hacía su pareja, ya en Las tres puertas, el programa que presenta María Casado en TVE , explicaba, «Antonella ya canta, nos da sus conciertitos. Es la alegría de nuestra vida, de mi familia, pero especialmente es la alegría de su madre. Su madre es una campeona».

Su primer hijo, Jan, tiene claro que quiere seguir los pasos de su padre y con tan solo 13 años ya se está formando para ello. Y precisamente el cantante al ser preguntado sobre las dificultades de dedicarse al mundo de la música, contestaba que como en cualquier otro oficio, en el mundo de la música hay muchas fisuras y aristas y que hay que aguantar muchas veces que te digan que no, que tan sólo es cuestión de perseverancia, de insistir una y otra vez sin importarte lo que digan, pensando que «se puede», explicaba.

 

MÁS SOBRE: