Pan, patatas y arroz, ¿por qué algunos los llaman «venenos blancos»?

Su consumo está relacionado con la probabilidad de sufrir diabetes

Ana Más

Aunque se trata de alimentos saludables en cualquiera de los tres casos, la investigación de un equipo de científicos de la Universidad de Harvard alerta sobre cómo el consumo diario de arroz blanco puede incrementar el riesgo de padecer diabetes de tipo dos hasta en un 27 por ciento.

Pero no es el único alimento que señala la ciencia en este sentido,  también las patatas y la pasta, están entre estos alimentos. En el caso de las primeras el almidón que contienen se relaciona también con el riesgo de sufrir diabetes tipo dos. Esto es debido a que el almidón se metaboliza rápido y provoca un aumento de la glucemia en la sangre, provocando que el páncreas tenga que trabajar más, según revela un estudio de la Universidad de Michigan.

En cuanto a la pasta, el peligro procede de su proceso de elaboración tal y como explica elperiodicomediterraneo.com, » de la sustracción de elementos como el salvado o el germen, la principal fuente de proteína (junto con vitaminas, minerales y ácidos grasos), dejando todo el protagonismo al almidón, con todas las desventajas expuestas anteriormente. Como en el caso del arroz, los expertos se decantan por el consumo de pasta elaborada con harinas integrales.»


¿Es exagerando el término «venenos blancos»?

Y es que hay incluso quien los llama «los venenos blancos» y añaden otro más a esta lista de tres, el azúcar que tal y como explican desde la web organicastore.com, «está presente en todos los alimentos procesados. contiene muchas calorías vacías, que no aportan nutrientes esenciales, y se transforma en insulina en la sangre, esta es la hormona anabólica y causa en el cuerpo un aumento en el peso por la cantidad que secretamos de la misma. Puede tener efectos nocivos sobre el metabolismo y contribuir a todo tipo de enfermedades como el cáncer, diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y enfermedades hepáticas.»

Además «provoca que el páncreas secrete insulina al imaginarla. No controlar su exceso puede desencadenar varios problemas de salud como la diabetes, aumento de colesterol y un sistema inmunológico bajo.»

Aunque debemos tener cuidado a la hora de consumirlos y no hacerlo en exceso, según  Miguel Ángel Lurueña, doctor en Ciencia y Tecnología de los Alimentos y autor del libro Que no te líen con la comida (Destino, 2021), no debemos tomarnos al pie de la letra el apelativo de «veneno».

MÁS SOBRE: