Perder peso sin restar masa muscular es posible

Es importante equilibrar la dieta y el ejercicio

Ana Pérez

Cuando estamos en proceso de perder peso, es muy probable que también perdamos algo de masa muscular. Es importante minimizar esto para obtener mejores resultados en la pérdida de peso.

Lo primero que hay que cumplir para ello es estar en déficit calórico, pero, para no llevarse la masa muscular por delante es importante que esté muy controlado. Para ello, hay que hacer que el cuerpo pueda seguir con sus actividades diarias, y que el gasto calórico no relacionado con el ejercicio se lleve a cabo igual que un entrenamiento de intensidad.

De esta manera, se pierde grasa pero se mantiene la masa muscular, mediante el ejercicio físico.


No dejes de moverte para mantener tu masa muscular

Antes de decidir que queremos perder peso, vas nadando a muchos sitios y sacas al perro por lo menos tres veces al día. Estas en constante movimiento. Sin embargo, con el déficit calórico, tendemos a dejar de hacer estas actividades. Cuando entramos en una dieta estricta es cuando más tienes que moverte y cuando más energía gastas. De esta manera, tu metabolismo funciona para preservar esa masa muscular.

También puedes leer:

Olvídate del efecto rebote: dieta eficaz para adelgazar

¿Se te cae el pelo? Añade estos alimentos a tu dieta

Si quieres perder peso estos son los 5 ejercicios que más calorías queman

No renuncies a la pasta: hay opciones bajas en calorías

El estrés provoca aumento de peso: así afecta a tu dieta

Además, en este proceso de pérdida de peso y a la vez no descuidar tu masa muscular, es importante la proteína. Se recomiendo dividir la ingesta diaria en tres o cuatro comidas, de esta manera, se retendrá la masa muscular. «Una buena porción de proteína va a activar la síntesis proteica. Esa activación dura entre tres y cuatro horas, por lo que si como de nuevo se activará otra vez esa síntesis proteica y cuidaré mi masa muscular», señala Felipe Bejarano, experto en entrenamiento y nutrición.

Hay que equilibrar los ejercicios de cardio y combinarlos con los de fuerza. «El déficit es cuanto como versus cuanto gasto y yo tengo esas dos variables para jugar», comenta Bejarano. Esto quiere decir que se puede controlar la cantidad de cardio que se hace según el alimento que se ingiera. «Si puedo hacer más ejercicio y comer más, va a ser mejor que moverse menos y comer menos, aunque en teoría tenga el mismo déficit calórico», afirma.

CONTENIDO PATROCINADO