¿Qué es la bronquiolitis? Síntomas y cómo detectarla en los niños

Este año ha surgido una nueva oleada de casos de la epidemia de VRS infantil

Sandra Escobar

Desde hace un par de semanas se repite la imagen de las consultas de pediatría saturadas ante el rápido aumento de casos de niños con bronquiolitis. Pero, ¿es esto normal o hay que empezar a preocuparse? Lo cierto es que cada año se repite esta situación y no es algo extraordinario que haya un brote de casos de menores afectados por esta infección, pero, dado que toda la ciudadanía ha estado sujeta (en mayor o menor medida) a las normas de higiene provocadas por la Covid-19, sí es algo fuera de lo común que esta oleada de contagios haya llegado tan pronto y con más casos registrados.

Pero, antes de nada, es importante saber qué es este virus que está afectando a tantos niños. La bronquiolitis es una infección de las vías respiratorias que se produce cuando unas pequeñas vías llamadas bronquiolos se infectan con un virus —suele ser el virus respiratorio sincitial (VRS)—, lo que produce que estas se inflamen y se llenen de mucosidades, lo que dificulta la respiración, tal y como recoge el portal especializado en pediatría y salud infantil KidsHealth.

En definitiva, podemos decir que se trata de una inflamación y mucosidad en las vías aéreas de los bronquiolos que provoca que se obstruyan. De acuerdo con Medline Plus, es un virus que suele afectar especialmente a los más pequeños, sobre todo a los bebés que se encuentran en su primer año de vida, que tienen más riesgo de contagiarse de este virus que puede estar causado por el VSR, el adenovirus, la influenza o la parainfluenza.


Niños o adultos: ¿A quién afecta?

Habitualmente, la bronquiolitis afecta a los menores de dos años, pero también pueden caer los adultos, aunque no con la misma gravedad. Uno de los motivos de preocupación ante los casos detectados este año es que también se han registrado casos de esta infección en niños más mayores, de hasta 2 y 3 años.

El motivo por el que la bronquiolitis afecta de forma más grave a los menores es porque estos tienen las vías respiratorias de un tamaño más reducido y, por tanto, es más fácil que se obstruyan con una inflamación. Aunque también los adultos se pueden contagiar de esta infección, suelen ser casos leves.

Síntomas de la bronquiolitis

La bronquiolitis suele aparecer en la época de otoño e invierno y se contagia cuando se entra en contacto directo con las secreciones de la nariz y la garganta por parte de una persona contagiada. Por lo tanto, el virus que origina esta enfermedad sí se puede contagiar entre unos y otros y, de hecho, los gérmenes pueden quedarse en las manos, los objetos, los pañuelos…etc.

Bronquiolitis (Getty)

Pero también están más expuestos los más pequeños que están expuestos al humo de un cigarrillo o que vivan «en condiciones de hacinamiento». Ahora bien, los expertos advierten de que a veces los síntomas de la bronquiolitis no son tan evidentes en algunos niños. Estas son algunas evidencias de la enfermedad:

  • Tos
  • Fatiga
  • Congestión nasal o moqueo
  • Fiebre
  • Dificultad respiratoria
  • Piel morada por la falta de oxígeno
  • Respiración rápida
  • Fosas nasales que se ensanchan al respirar, en el caso de los bebés
  • Los músculos que rodean las costillas se hunden cuando el menor tratar de inhalar

Diferencias entre bronquitis y bronquiolitis

Antes de conocer las diferencias entre una y otra enfermedad, hay que aclarar que la bronquitis aguda es una enfermedad respiratoria causada por un virus que provoca una inflamación en la mucosa bronquial y que suele durar dos semanas como máximo.

A simple vista, no parece que difiera mucho de la bronquiolitis, pero en el caso de esta otra infección, no solo afecta a menores, sino que pueden contagiarse a cualquier edad. De acuerdo con la información aportada por el Grupo hospitalario HLA, una de las principales diferencias entre bronquitis y bronquiolitis es que la primera puede aparecer a cualquier edad y que la segunda puede llegar a ser más grave.

Además, algunas de las causas que desembocan en bronquitis pueden ser alergias, la exposición atmosférica y el tabaco y otra de las distinciones entre una y otra es que la bronquiolitis es de transmisión fácil. Pero uno de los puntos que más las diferencian es que la bronquitis se da en los bronquios, al contrario que la bronquiolitis, que se produce en los bronquiolos.

Tratamiento o cómo prevenirlo

La bronquiolitis no puede tratarse con antibióticos, puesto que se trata de una infección viral. Dependiendo del caso, los menores que la sufran pueden quedar ingresados en el hospital. Tanto desde KidsHealth como desde Medline Plus señalan que el tratamiento de esta enfermedad consiste en aliviar los síntomas, pero sí existen una serie de cuidados que se pueden seguir para tratar de paliar un poco los efectos.

  • Beber mucho líquido. Uno de ellos es hacer que la persona contagiada beba mucho líquido. En el caso de los menores de un año, la leche materna o artificial es lo adecuado.
  • Mucho descanso.
  • Gotas nasales. Unas gotas de solución salina pueden ayudar a despejar su nariz de la mucosidad y con la congestión.
  • Humidificador: es una buena herramienta para lograr que respire aire húmedo y, de esta forma, ablandar la mucosidad.
  • Lejos del humo y el tabaco.

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO