Adiós a las bolsas de plástico para frutas y verduras.

Adiós a los plásticos para envasar las verduras en los supermercados

Desde el 1 de enero está en vigor el impuesto al plástico de un solo uso

Sandra Escobar

El nuevo año 2023 no solo trae propósitos, regalos y buenos deseos; también trae novedades que cambiarán algunos aspectos de nuestra rutina diaria.

Desde el 1 de enero, es decir, Año Nuevo, entró en vigor el impuesto al plástico de un solo uso. Se trata de un tributo que se aplica en los supermercados grandes, los cuales deberán destinar un 20% de sus espacios a la venta de alimentos a granel o sin ningún tipo de embalaje.

¿En qué consiste esta ley de plásticos?

El Consejo de Ministros aprobó el pasado martes, antes de Fin de Año, el real decreto de Envases y Residuos de Envases con el objetivo de que los comercios de mayores dimensiones fomentasen la venta de productos a granel y reducir así el uso de plásticos.


Según esta nuevo normativa, los supermercados que se ven afectados por ella tienen un plazo de seis meses para eliminar el plástico de las frutas y verduras que se venden enteras y, en su lugar, deberán presentarse en recipientes reutilizables, desde bolsas, hasta tuppers o botellas por parte de los propios clientes. Es decir, que cada comprador tendrá que llevar su propio envase.

Adiós a los plásticos en comercios. (Getty)
Adiós a los plásticos en comercios. (Getty)

De acuerdo con la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular fija un objetivo concreto de cara a este 2030 y propone una reducción del 20% en el uso de botellas de plástico de un solo uso, en comparación con este año que dejamos atrás.

Los comercios que se libran

Sin embargo, esta normativa no se aplica a todos los supermercados, pero sí afecta al sector de la hostelería, la ferretería y del gran consumo, por lo que implica a restaurantes, bares; así como los promotores de eventos culturales o deportivos, así como festivales.  Todos estos sectores deberán ofrecer una alternativa a los clientes sobre el uso de envases y vasos de un único uso.

En el caso de festivales de música, por ejemplo, los organizadores deberán ofrecer vasos reutilizables y, en caso de cobrar a los consumidores por ellos, tendrán que hacerlo a modo de depósito; es decir, deberán devolver el dinero que hayan aportado. En los bares y restaurantes, por su parte, a partir de ahora deberán ofrecer siempre agua no envasada gratis a sus clientes.

Ahora bien, la normativa de Envases y Residuos de Envases, es decir, la reducción de los plásticos y el fomento de la venta a granel dependerá del tamaño de los supermercados, de manera que no todos los supermercados tendrán que destinar el 20% de su espacio a este tipo de venta, sino solo aquellos con una superficie igual o superior a los 400 metros cuadrados.

Por lo tanto, las pequeñas tiendas de barrio no tendrán que cumplir con esta norma, aunque sí lo harán grandes cadenas, como Carrefour, marca que ya impone la alternativa a los plásticos en algunas de sus tiendas. El impuesto incluido en la Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular establece una cuantía de 0,45 a modo de sanción por cada kilogramo de plásticos que se hayan usado.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO