Calcula cuánto deberías tener ahorrado según tu edad con la Fórmula Greene

Aunque siempre supeditado a las variaciones salariales que se vayan produciendo

Ana Más

Aunque resulta aparentemente sencillo, ahorrar requiere de un esfuerzo que consiste básicamente en gastar menos de lo que ganamos y hacerlo de manera constante en el tiempo. De nada sirve hacer ese esfuerzo titánico durante unos meses para luego dejarlo, se trata de crear un hábito.

Pero más alla de esto que a estas alturas todos tenemos claro, hoy hablamos de la la Fórmula Greene, una forma de ahorrar que relaciona tu sueldo y tu edad para saber cuanto deberías tener ahorrado según tus años.  Aunque lógicamente no vamos a poder ahorrar lo mismo si cobramos una prestación o subsidio a si tenemos un sueldo elevado.

Lo que ganamos, nuestros gastos fijos y los extraordinarios de cada mes van a influir significativamente en lo que podamos ahorrar cada mes, aunque esta fórmula nos permite saber cuánto deberíamos tener ahorrado a los 30,40,50 o 60 años.


Las fases de la Fórmula Greene

Getty Images

Kimmie Greene es el creador de la fórmula que lleva su nombre o al menos el que la popularizó desde el departamento de márketing de Intuit, una compañía estadounidense que se dedica al desarrollo de software contable y financiero. La fórmula relaciona la edad y el sueldo de la persona para calcular cuanto debería ahorrar esta anualmente. Una manera de saber de manera personalizada cómo debemos incrementar nuestros ahorros para una jubilación sin sobresaltos, tal y como explican desde la web de BBVA.

La propuesta de Greene es comenzar a ahorrar lo antes posible, entre los 20 y los 25 años, en esos años el principal objetívo es gastar como máximo un 75% del salario bruto anual y ahorrar el 25% restante, aunque el método señala como lo más importante en esos años no tanto la cantidad de dinero que ahorremos sino acostumbrarnos a hacerlo por sistema.

El método propone llegar a los treinta años teniendo el equivalente a un sueldo anual ahorrado y a partir de ahí adoptar un ritmo de ahorro constante aunque tal y cómo explican desde bbva.es, «siempre supeditado a las variaciones salariales que se vayan produciendo».

El siguiente paso es ahorrar cada cinco años al menos un salario anual bruto, así a los 35 deberíamos tener el doble de nuestro sueldo anual ahorrado, a los cuarenta años el triple, a los cuarenta y cinco el cuádruple de nuestro salario, a los cincuenta nuestro salario anual multiplicado por cinco y mantener ese ritmo hasta los 65, aproximadamente cuando nos jubilamos, que deberíamos tener el equivalente a ocho salarios anuales brutos en el banco.

 

 

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO