Un chat de conversación de WhatsApp en la pantalla de un móvil.

Las claves que necesitan las madres para gestionar bien el grupo de WhatsApp del colegio de sus hijos

Los chats entre madres y padres se convierten en algunos casos en una tortura

Teresa Moreno

¿Te cuesta interactuar y seguir el ritmo en los grupos de WhatsApp del colegio? ¿No entiendes por qué todo el mundo escribe sin cesar y para cosas poco relevantes? Sí, es cierto. Gestionar un chat con los padres y las madres de otros niños puede convertirse en una auténtica tortura. 

Cabe recordar que tu participación en él responde a una decisión personal y que el fin principal para el que han sido creados ayuda a resolver muchas cuestiones del día a día sobre los deberes o actividades de tus hijos. Sin embargo, sí, a veces, se convierte en un infierno porque siempre hay alguien que acaba destinándolo para otros bien diferentes.

Pero ¿cómo gestionar el chat de padres y madres? Para que esta situación no te genere mucha frustración, desde Cadena Dial te dejamos algunos consejos prácticos que te ayuden a gestionar el grupo de WhatsApp del colegio de la mejor forma posible. ¡Toma nota! ¡Y ármate de paciencia!


1. Conversación de WhatsApp para fines informativos 

Un chat de WhatsApp entre los padres y madres del colegio se suele usar para que todos los miembros estén informados: enfermedades o dolencias de los pequeños, cambio de horarios, notificar alguna reunión, avisar de algún material que se necesita para los próximos días o cualquier otra cuestión importante que el centro educativo estime oportuno.  

Por tanto, es importante pensar que otro tipo de información que no responda a estos parámetros no merece la pena comentarla. Recuerda que no es una conversación entre amigos en la que lanzar memes o stickers, criticar una determinada conducta… 

2. No hay nada de máxima urgencia 

Otro detalle importante que tienes que tener siempre presente es que si existiese algo prioritario te llamarían al teléfono y jamás te lo contarían por un mensaje de WhatsApp. Así que, ¡respira! Nadie va a notificarte que tu pequeño o pequeña se encuentra mal o se ha caído a través de esta aplicación de mensajería instantánea.

No obstante, limítate a consultar el grupo y leer los mensajes a determinadas horas. Si hace falta silencia el chat durante tus horas de trabajo. 

3. Ser respetuoso y conciso con las respuestas

Pese a que resulte una obviedad es necesario recordar que ser conciso ayuda a obtener una comunicación más fluida y posiblemente, una respuesta más inmediata. De hecho, si sabes que hay una persona más indicada para preguntarle alguna cuestión importante, no dudes en escribirla por privado y así evitar una oleada de mensajes que no te aportarán nada bueno.  

Lo mismo sucede con ser respetuoso siempre con tus mensajes y no entrar en trifulcas. Evita los momentos tensos y si alguna vez te ves obligado a dar tu opinión busca que sea de la forma más respetuosa y asertiva posible.  

4. Reaccionar a los mensajes o usar emoticonos en WhatsApp

Contestar a los mensajes con las reacciones de WhatsApp y con los propios emojis ayuda a mostrar tu opinión y a no recurrir al simple “Ok” y esa enorme retahíla que vendrá después escribiendo las dos letras.  Además, si creas una respuesta más elaborada puede servirte para convencer al resto de miembros del grupo sobre el tema en cuestión.

5. No entrar en debates absurdos y polémicas que conduzcan a una discusión 

Morderse la lengua antes de manifestar cualquier palabra por el chat de WhatsApp puede ahorrarte algún que otro disgusto. Si crees que lo que vas a decir puede originar un conflicto piensa dos veces lo que vas a decir y si crees que merece la pena hacerlo. Y en el mejor de los casos, escríbele por privado antes que exponer el mensaje en público y desatar una tensión incómoda.