Lydia Lozano llorando en pleno directo en 'Sálvame'.

Lydia Lozano, muy preocupada por el ingreso hospitalario de su madre

La tertuliana atraviesa un momento personal delicado

Teresa Moreno

Lydia Lozano vive uno de sus momentos más delicados. La periodista se encuentra preocupada por el delicado estado de salud de su madre, Sol Hernández, que con 93 años ha ingresado en un hospital de la capital madrileña debido a un problema de salud grave, según detalla la revista Lecturas.  

Según esta cabecera, la madre de la colaboradora de Sálvame lleva varios días ingresada en una clínica de Madrid debido a “una insuficiencia respiratoria y una neumonía”. Aun así, Lydia Lozano es uno de sus grandes refugios en este momento, ya que no se separada de su lado.  

La periodista siente admiración por su madre y siempre que su delicada salud se lo permite, disfrutan haciendo planes juntas. Ahora Lydia Lozano no se separa en ningún momento de ella, como tampoco lo hace su marido, conocido ya por todos, Charly, para apoyar a su mujer en estos delicados momentos.  


 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Lecturas (@revistalecturas)

No está siendo unos días fáciles para la periodista, ya que al reciente ingreso de su madre se le suma el segundo aniversario de la muerte de su hermano, que falleció con 69 años a causa de la Covid-19. Su fallecimiento dejó completamente desolada a Lydia Lozano y a su madre. 

La verdad es que este último año está siendo complicado para la periodista, ya que ella misma también ha atravesado dos pequeños percances a raíz de dos caídas, que la llevaron a estar en reposo y alejada de la televisión durante un tiempo.

El último enfado de Lydia Lozano en Sálvame

La colaboradora lleva viviendo unos días complicados, ya que hace tan solo unas semanas Lydia Lozano estallaba en pleno directo en el programa en el que trabaja, ante la información aportada por un testigo enmascarado sobre su vida privada. Al parecer, este había asegurado verla en un local de intercambio de parejas junto su marido.  

De hecho, el momento más tenso ha llegado cuando una máquina, capaz de detectar las emociones in situ, ha dado veracidad al testimonio. Justo en ese momento Lydia Lozano rompía a llorar y amenazaba con abandonar el programa “para siempre”.  

La periodista perdió los nervios y consolada por sus compañeros, tomó aire y recapacitó antes de tomar una decisión de la que luego podría arrepentirse.