Artículo
Una braguita menstrual reutilizable.

¿Por qué apostar por las braguitas menstruales y cómo funcionan?

Reutilizables, económicas y ecológicas; estas son algunas de las ventajas frente a los métodos más tradicionales

Teresa Moreno

En un mundo que cada vez está más preocupado por el medio ambiente, surgen alternativas cada vez más sostenibles que hacen que la higiene íntima y el ciclo menstrual de las mujeres sea más ecológico, además de más económico. Según una encuesta realizada por Platanomelón casi un 80% de las mujeres prefieren apostar por opciones reutilizables y libres de plásticos, como las bragas menstruales. 

Sin embargo, esta no es la única alternativa ya que la copa menstrual también se ha posicionado como otra de las opciones más cómodas y económicas para las mujeres. Aun así, hay muchas que no terminan de hacerse con ella puesto que su método para introducirla no resulta ni fácil ni confortable para muchas. Algo que lleva a desechar esta opción e investigar sobre el verdadero funcionamiento de las bragas menstruales. 

¿Cómo funcionan las bragas menstruales? 

 


Aparentemente su aspecto es similar al de una braguita normal, pero su diferencia radica en el tejido con el que están hechas, puesto que permite absorber el flujo menstrual sin que este transfiera al resto de prendas de ropa. Además, son antibacterianas lo que significa que ayuda a evitar los malos olores y las posibles infecciones.  

Aunque la clave de su funcionamiento es que se pueden lavar después de cada uso, lo que significa que son reutilizables y ecológicas, dos ventajas que si los comparamos con productos de un único uso, como los tampones y las compresas, no tienen.  

De hecho, las mujeres que tengan un flujo menstrual abundante y estén valorando opciones alternativas como las braguitas menstruales, es importante que sepan que pueden utilizarlas entre 4 y 8 horas por día, ya que son muy absorbentes. Aunque lo habitual es que las lleves todo el día puestas y te las cambies cuando llegues a casa, pero todo dependerá de tu flujo menstrual.  

En lo que respecta al lavado, se pueden lavar como el resto de prendas de la colada. Eso sí, es recomendable que tras su uso se aclaren con agua fría y después, se laven a 30º.  

Una persona tira las compresas a la papelera.
Getty

¿Cuándo usarlas? 

 

Se pueden utilizar en cualquier momento del ciclo, ya que están pensadas y diseñadas para tu comodidad de y pueden ser un método exclusivo o complementario a los tampones y las compresas. Todo dependerá de ti y de la opción con la que más cómoda te sientas. De hecho, muchas todavía están dubitativas sobre su uso a todas horas y recurren a ellas solo en determinados momentos del día, como a la hora de hacer deporte, para dormir o cuándo están en casa. 

5 motivos para apostar por las bragas menstruales 

 

Para aquellas que todavía estáis valorando opciones y no sabéis por cuál decantaros, aquí os dejamos algunos de los motivos por los que merece la pena apostar por las bragas menstruales para tu higiene íntima. 

  • Por salud. Su tejido no contiene pequeñas partículas de plata, como si lo tienen los tampones y las compresas, y que podrían alterar tu higiene íntima. De hecho, suelen estar elaboradas con algodón.  
  • Confort. Es como si llevases unas braguitas normales, entonces, aunque te muevas y cojas determinadas posturas, estas no se mueven y cumplen perfectamente su función. 
  • Económicas. Teniendo en cuenta que la menstruación te acompañará durante varias etapas de tu vida, es importante que reconsideres la cantidad de dinero que vas a invertir en productos de higiene femenina: tampones, compresas, salvaslip… Algo que no sucederá con las braguitas menstruales, ya que al ser reutilizables puedes usarlas tantas veces como necesites.
  • Cuida el medioambiente. El uso de las bragas menstruales contribuye a reducir el uso de plásticos, ya que son reutilizables. Algo que no sucede cuando decidimos usar compresas y tampones, que son de un único uso..  
  • Son absorbentes y no huelen. Las bragas menstruales combinan a la perfección el cometido para el que han sido diseñadas con su capacidad ultra absorbente. Además de que están diseñadas para evitar las posibles fugas y los malos olores. 

Las bragas menstruales se han posicionado en los últimos años como una de las mejores opciones para la higiene íntima, ya que son reutilizables, no emiten olores, rompen con la preocupación por mancharse ante las posibles fugas y son muy cómodas.  

MÁS SOBRE: