Pequeño Nicolás

La «reaparición» del Pequeño Nicolás en televisión hablando de su vida actual

Julia Otero le entrevistó en el estreno de 'Días de Tele' en TVE

Ana Más

Si te decimos Francisco Nicolás Gómez Iglesias probablemente no caigas en quién es. Sin embargo, si te decimos el Pequeño Nicolás seguro que le localizas fácilmente.

Y es que el joven, que tiene 28 años en la actualidad, vuelve a ser noticia tras concederle una entrevista a Julia Otero en el estreno de su nuevo programa en TVE, Días de tele, en la que explicó cómo está y de qué vive actualmente una década después de que fuera detenido tras ser acusado de una serie de estafas y de hacerse pasar por cargos públicos.

El Pequeño Nicolás le explicó a la periodista que estaba a la espera de juicio y que confiaba en la justicia, declaró no tener antecedentes penales en la actualidad y haber recurrido las sentencias que ya había, mostrando su esperanza en que los recursos prosperaran y saliera absuelto.


La actual vida del Pequeño Nicolás

También explicó que actualmente estudia Derecho, carrera de la que le queda un año y medio por cursar, y reconoció haber aprendido mucho de derecho penal.

Ante la directa pregunta de la periodista sobre su medio de vida en la actualidad, «¿ahora de qué vives?», contestó: «En mis trabajos, como todo es muy mediático, me piden que sea discreto. Antes era un lobby travieso y ahora un lobby que es serio, mis intereses son colaborar y ayudar».

Pero Otero no solo fue directa en esta pregunta sino en otras como su posible entrada en la cárcel: «¿Y si acabas en la cárcel? ¿Te habrá valido la pena? Has jodido tu vida, ¿no?», le dijo, algo a lo que él explicaba que han pasado ya ocho años y medio y mucha gente «no se sabe ya ni los delitos». Además reconoció haber madurado mucho y que no vivía con miedo de lo que le pudiera pasar.

Y además habló de sus comienzos con tan solo quince años: «Empecé con 15 años siendo director de una discoteca light y a partir de ahí movilizaba cada fin de semana a mucha gente y se interesaron en mí los partidos políticos por lo que movía. Empecé llenando autobuses y presentando actos. Luego, los amigos o conocidos que no tenían cargo empezaron a tenerlos y empecé a tejer una red impresionante. Yo era una persona muy joven que lo que me tenían que haber dado es dos collejas, no darme poder».

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO