¿Sabes si sufres el «Síndrome de Wendy»? Así se manifiesta

El psicólogo Dan Kiley fue el primero en nombrarlo, al igual que al síndrome de Peter Pan

Ana Más

¿Has oído hablar alguna vez del Síndrome de Wendy? Como habrás supuesto toma su nombre de uno de los personajes de Peter Pan, una niña que cuidaba de él y de sus hermanos pequeños, además de a los niños perdidos del País de Nunca Jamás.

La actitud de cuidar a nuestra pareja e hijos incluso a costa de nuestra propia felicidad es a lo que en psicología se conoce como síndrome de Wendy.

El psicólogo Dan Kiley fue el primero en nombrarlo, al igual que al síndrome de Peter Pan. Quienes los sufren muestran una excesiva preocupación por los demás que les hace incluso dejar a un lado sus propias necesidades.


Cómo diferenciar ser una buena persona de sufrir el síndrome de Wendy

Getty

Y es que ambos síndromes, el de Peter Pan y el de Wendy, están relacionados, tal y como explican desde mundopsicologos.com: «el síndrome de Wendy les ocurre mayoritariamente a las mujeres y estas acostumbran a asumir todas las responsabilidades que el Peter Pan y las personas que lo tienen no hacen por sí mismas.»

Soraya Bajat, jefa de psicología del Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela y jefa de Salud Mental del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, explica en 20Minutos que «las personas que padecen este síndrome sienten la necesidad de satisfacer a los demás a través de los cuidados o la protección, entendiendo el afecto como un acto de sacrificio. Además, existe cierta resignación en este comportamiento que se produce por miedo al rechazo o al abandono…estas personas anteponen siempre a los demás sobre los deseos o necesidades propias».

A la pregunta de cómo podemos distinguir a alguien que simplemente es buena persona de alguien que tiene un problema, el equipo de contenido clínico de TherapyChat, que lidera la psicóloga sanitaria Isabel Aranda, explica que «la diferencia entre alguien bondadoso y una persona con este síndrome radica en el malestar que estos últimos acaban padeciendo. Cuando una persona hace algo bueno por otro lo suele hacer de manera gratuita y desinteresada. Sin embargo, una persona que sufre este síndrome, padecerá niveles elevados de ansiedad y se sentirá excesivamente culpable si no cuida o protege correctamente al otro, olvidando su propia identidad, su felicidad y realizando conductas autodestructivas con el mero fin de complacer.»

Respecto a la manera de tratar este tipo de trastorno, desde mundopsicologos.com proponen, lo primero, ser conscientes de ello y buscar ayuda, trabajar con el miedo al rechazo, desarrollar el crecimiento personal e intentar tener una actitud positiva hacia nosotros mismos además de trabajar en cambiar los pensamientos negativos.

Para todo ello es esencial contar con ayuda y apoyo profesional, aunque según explica Soraya Bajat: «El problema de este tipo de conductas o estilo de personalidad es que no suelen ser fáciles de reconocer por parte de quien los padece…».

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO