Patricia Donoso

Supervivientes 2023: Patricia Donoso confiesa que estuvo en la cárcel

Una inesperada revelación que ha dejado a todos estupefactos

Noelia Bertol

La nueva edición de Supervivientes se estrena este jueves 2 de marzo en Telecinco. A estas alturas no solo conocemos a todos los participantes que se embarcan en esta aventura, sino que estos ya se encuentran en Honduras a la espera del inicio del reality. El concurso ya ha comenzado para ellos, que en los días previos al salto desde el helicóptero se encuentran conviviendo en una casa.

De esta convivencia ya hemos podido extraer los primeros enfrentamientos, como el protagonizado por Adara Molinero y Raquel Mosquera, pero también sorprendentes declaraciones de rostros un tanto nuevos en la cadena, como es Patricia Donoso. La que hace un tiempo se puso en medio del foco mediático al confesar haber tenido una relación con Ortega Cano ha confesado un episodio de su vida desconocido por todos: su paso por la cárcel.

Patricia Donoso
Patricia Donoso. Imagen de Telecinco

Patricia Donoso cuenta en Supervivientes cómo fue su detención: se presentaron en su casa 50 policías

Una experiencia de la que resalta la dureza y ante la que sus compañeros no daban crédito: «¿Cómo que la cárcel? ¿Por qué Patricia Donoso entre barrotes?«, le preguntaba Arelys, madre de Yulen Pereira, aunque el influencer Jonan Wiergo intentaba adivinar la causa antes de que esta respondiera: «¿Blanqueo de dinero?».


«No, no tiene nada que ver con eso«, expresaba Patricia Donoso. Aunque no reveló el motivo por el que fue detenida (quizá lo haga a lo largo del concurso), sí explicó un detalle sorprendente de su detención, y es que se presentaron 50 policías con 10 coches patrulla en su casa.

«El jefe me quería esposar y todo», continuaba esta, dejando clara su inocencia cuando Wiergo le preguntó si encontraron algo: «Es que no había nada«.

Esta continuaba relatando cómo se desarrollaron los hechos una vez llegó a comisaría: «En la sala de reconocimiento estás bien ahí, hay un espejo y parece que no hay nadie y me trataban bien y todo el rollo. Pero luego cuando me dijeron que tenía que pasar dentro… Ay, amiga. Fue el único momento en que lloré«. Sus compañeros no daban crédito e incluso Arelys catalogaba la historia como «de película».