Audio

Supernanny aconseja a los peques qué hacer cuando se pierden

18/04/2017, a las 10:21

 

¿Quién no se ha perdido de pequeño? ¿A quién no le han llamado por los altavoces del centro comercial para que pasen sus padres a recogerle tras haberse despistado? Todos tenemos una anécdota de este tipo, pero poco se habla de la pesadilla que viven los padres en ese momento. ¡Una agonía!

Por ello, nuestra experta en niños y colaboradora habitual de Atrévete, Rocío Ramos-Paul, nos da unas pautas que los peques deben seguir cuando se pierden y/o se encuentran con un desconocido. ¡Papás y mamás, coged papel y boli!

Supernanny aconseja cómo evitar que se pierdan nuestros hijos:

Hay dos puntos que tratar en este tema: el encuentro con extraños y el perderse.

Habrá que empezar por la parte preventiva: acotar la zona en la que el niño puede jugar y enseñarle que si alguien les ofrece algo deben preguntar a sus padres antes. Nunca cogerlo antes.

A partir de los cuatro o cinco años deben tener memorizados tres datos: nombres y apellidos de los padres, teléfono y dirección.

Te puede interesar: ¿Cómo superar el pánico que tienen los niños a los perros?

¿Qué nos vamos de vacaciones fuera? Le metemos una tarjetita con los datos del hotel o del lugar donde nos alojemos.

La segunda parte es ¿y si se pierde?: Hay que avisarle que se puede perder, no aterrarle. Decirle que en el caso de que pase, no debe moverse del sitio. Aunque alguien se acerque y diga que le ayuda a buscar a sus padres, el niño debe de decir que se queda ahí.

Avisarle que puede hablar con alguien que lleve uniforme como un policía, personas que trabajen en seguridad, el camarero del restaurante o del dependiente en una tienda. Alguien con quien el niño asocie que se trata de una persona que trabaja en el lugar.

Nunca hay que poner por fuera, en la camiseta o en la cartera, el nombre del niño. ¿Por qué? Porque cuando hay intento de rapto o de secuestro, lo primero que hacen es llamar al niño por su nombre. Por supuesto, advertir al niño que si lo llaman por su nombre, no lo conoce y no tiene uniforme, ignorarlo.

Si llega al punto en el que el extraño fuerza a que se vaya con él: siempre gritar mucho y, si puede, salir corriendo. Está comprobado que la mayor parte de niños que han escapado de un intento de secuestro es porque han gritado, pataleado y salido corriendo.

En un intento de secuestro: gritar mucho, patalear y, si puede, salir corriendo

Resumiendo:

Que se sepan el nombre de los padres, el teléfono y la dirección de casa.

  1. Que no se vea el nombre por fuera.
  2. Que no se muevan del sitio y digan mis padres vienen a buscarme.
  3. Que busquen a alguien de uniforme.
  4. Que no acepten nada de ningún extraño.
  5. Y si son forzados por un extraño, que griten, pataleen y salgan corriendo.

 

¡Escucha aquí los consejos de Supernanny! (18.06.2017) Y cada semana, no te los pierdas en Atrévete.

Otros temas que te pueden interesar:

Supernanny: ¿Qué es la hiperpaternidad? ¿Cuáles son sus antídotos?

Se ríen de mi hijo de cinco años por tener el pene pequeño

Supernanny y los casos de discriminación de género en los niños

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana