¿El que engaña una vez, engaña siempre?

Redacción Cadena Dial
Archivado en: Joaquín Sabina  •  

Quien más, quien menos, que diría Joaquín Sabina, ha perdonado alguna infidelidad. Mucho se ha hablado de los motivos que llevan a una persona a saltarse su compromiso sentimental para acostarse con otra. Sin embargo, parece comprobado que un alto porcentaje de personas entendería el calentón temporal de su pareja. Ahora bien, ¿el que es infiel una vez lo será para siempre?

El temor a que se repita

Parece evidente. Te han puesto un par de cuernos, los has perdonado, pero sabes que un jarrón roto, por más que lo pegues, no dejará de ser un objeto que no es el original. Además, siempre te quedará ese resquemor que te invitará a pensar que esa persona puede serte infiel una vez más.

La ciencia te da la razón. La amígdala se encarga de crear una sensación de culpa cuando haces algo incorrecto, como acostarte con otra persona que no es tu pareja.


El problema está en que cuanto más se repita esta actitud, antes comenzará el cerebro a pensar que se equivoca y que lo que hace el infiel es ‘normal’. O lo que es lo mismo, si tu pareja no para de acostarse con otras personas llegará a pensar que su actitud es la correcta entrando en una espiral de infidelidades que provocará tu consiguiente sufrimiento.

No todo está perdido

Sin embargo, hay casos en los que una persona es infiel por factores externos (una borrachera, un parón en su relación y similares) y no por ello debe ser infiel para siempre. Para entender lo que le ha pasado es necesario mucho diálogo, así como una terapia de pareja efectiva que garantice que esa persona no asimila esa actitud como positiva y que entiende el daño que ha hecho.

Los más cínicos acusan a su pareja de su actitud. La famosa excusa de «me prestas menos atención» sirve para acostarse con otra persona y arreglar así, a través del egoísmo, el problema que tienen con su pareja.

Es importante aclarar que para identificar a la persona que volverá a ser infiel puedes basarte en su actitud –que será conciliadora– y en cómo quiere que todo se olvide rápidamente para seguir adelante.

Ahora bien, si apuestas por continuar, siempre que tu pareja parezca mostrar su arrepentimiento, ten en cuenta que:

– Debes borrar de tu mente la idea de que la infidelidad puede repetirse.

– Has de entender que has empezado una nueva etapa. El pasado no ha de influirte.

– Es posible que puedas fortalecer tu relación y convertir la infidelidad en una anécdota. Será dolorosa, pero no tan importante.

– Todo el mundo se equivoca y tiene derecho a rectificar.

Se estima que en torno al 20 % de los hombres y al 15 % de las mujeres son infieles. Estos datos son más que reveladores e indican que la infidelidad es más habitual de lo que parece.

Consejos para evitar una infidelidad

«La cabra siempre tira al monte» pensarás, pero si pones todo de tu parte cada día y no te duermes en los laureles, es más probable que logres evitar esta situación. Y si no nos crees piensa, ¿desde cuándo no le das una sorpresa a tu pareja? ¿Recuerdas cuándo fue el último fin de semana romántico que pasaste junto a tu amor?

Ni todos los infieles lo son siempre, ni la infidelidad es un problema sin solución. Entrégate al máximo cada día y si, aun así, te han engañado, busca una solución, si esa persona merece la pena. En caso contrario, actúa en consecuencia.

 

También te va a interesar:

Reacciones ante la infidelidad

La infidelidad puede tener su lado bueno