Flamenco, sonidos árabes, electrónica… ¡Pastora Soler brilla en todos los géneros!

27/11/2018, a las 00:59

pastora soler la calma


Pastora Soler ha sido la última en ocupar la silla giratoria existente en el jurado de Operación Triunfo 2018. Con una experiencia de casi 25 años, la sevillana cuenta con todos los conocimientos necesarios para poder evaluar a las futuras estrellas musicales de nuestro país.

Dos décadas y media de carrera le han cundido para tocar todos los palos habidos y por haber. Aunque Pastora está asentada en su propio estilo actualmente, ha tenido la oportunidad de experimentar con multitud de géneros, algunos que ni te imaginas.

 

La polifacética carrera de Pastora Soler

 

Los comienzos en su Sevilla natal siguieron la senda de la canción clásica. Fue descubierta por Luis Sanz, el productor que encumbró a estrellas de la canción nacional como Rocío Jurado, Lola Flores o Rocío Dúrcal.

En su primer disco bajo el nombre de Pastora Soler, el segundo de su carrera, recibió el nombre de Nuestras coplas y defendió con gran solvencia este género.

Sin embargo, estaba destinada a romper las barreras y entrar en el pop por la puerta grande. En sus dos trabajos posteriores se alejó del flamenco y la copla para adentrarse en experimentos como Dámelo ya. Aquí jugó con canciones más aptas para todos los públicos pero con una fuerte influencia árabe.

Este tema le dio su primer éxito a nivel internacional y llegó incluso a ser todo un fenómeno en Turquía.

Pero lo mejor aún estaba por venir. La artista abrazaría por completo el apoyo de las radios españolas con Corazón congelado. Sin renunciar a sus raíces andaluzas, modernizó su sonido con las modas de la época junto a Carlos Jean, el productor de aclamados discos de Fangoria, Bebe o Miguel Bosé.

La metamorfosis más radical vino justo después. Con su quinto disco, Deseo, y convertida ya en una de las mejores voces de nuestro país, Pastora se metió de lleno en la música electrónica con el sencillo Herida.

Así, pisó la pista de baile con fuerza y nos demostró que era un terremoto que nadie podía parar. ¡Quién nos iba a decir todo lo que vendría después!

En una época de transición musical, se alió con Raphael para interpretar una versión de la famosa rumba de Mecano Una rosa es una rosa. Nadie veía venir esta colaboración y demostró una vez más que para ella el miedo no existe.

A partir de aquí, comenzó un viaje al principio de todo, quedándose a medio camino entre la balada contemporánea y el arraigo de sus inicios. Grandes canciones como Quédate conmigo, con la que nos representó en Eurovisión, o La Tormenta, ha hecho que Pastora se haya asentado para siempre en el imaginario de toda una generación.

En sus conciertos aún hace un repaso de todo el eclecticismo musical que le ha caracterizado siempre, por lo que verla en directo es toda una experiencia que hay que vivir, por lo menos, una vez en la vida.

 

¿Te ha gustado la noticia? Echa un vistazo a estas:

Pastora Soler llega a #LosDesenvueltos con su álbum “La Calma Directo”

El nuevo álbum de Vanesa Martín hace llorar a Pastora Soler

Deja tu comentario

Webs de PRISA

cerrar ventana