Beret: «Ir al psicólogo no es malo, malo es etiquetar a las personas por la música que escuchan»

Nuria Serena
Archivado en: Beret  •  

Beret se ha convertido en uno de los artistas más escuchados y seguidos del momento. Este fenómeno es totalmente entendible con tan solo escuchar sus canciones. Son mundialmente populares gracias a esas letras con las que el público conecta rápidamente.

Beret es especialista en jugar con las palabras. No deja de sorprendernos con sus letras, con las que tantos y tantas se identifican, se emocionan y ven representadas sus propias historias. Y esto fue lo que le pasó a una seguidora de Beret. que compartió un vídeo en redes sociales mientras escuchaba hecha un mar de lágrimas, Ojalá, la canción en la que el cantante reconoce sus miedos

«Ya me crecieron miedos que nunca eduqué. Y me sé las respuestas por no preguntar». Sabe que si no los afronta, tarde o temprano  le terminarán perjudicando. Reivindica la lucha entre el fuerte y el débil, «Nadie te enseña a ser fuerte pero te obligan. Nunca nadie quiso un débil para confiar», pero ante todo busca la aceptación: «Ojalá si te aceptasen por primera vez».

 

 

La esa imagen de la joven llorando mientras canturreaba la canción fue comentada con sorna por una usuaria que se preguntaba si no sería mejor que acudiera a un psicólogo.

 

 

La respuesta de Beret no puedo ser más acertada para acabar con la estigmatización social de acudir a un médico de salud mental y demostrar lo nocivo que es tener prejuicios.

 

 

 

Nos quedamos con la letra de Ójala, para seguir disfrutándola, parafraseándola lentamente, saboreándola… y desnudando nuestro corazón a los sentimientos.

 

También te gustará:

Del sueño con Alborán a la pesadilla actual: Beret pospone la gira Prisma a 2021

India Martínez y Beret comparten estos días la misma alegría, ¡vaya despedida!

 

Yo necesito ganas no querer ganar
Y si algún día perdiese mi miedo a perder
Me duele haber corrido para no llegar
Ahora sé que el camino es la meta también
Ya me crecieron miedos que nunca eduqué
Y me sé las respuestas por no preguntar
Ya sentí como nadie cuando tuve el bien
Y lloré como todos cuando algo se va
Nadie te enseña a ser fuerte pero te obligan
Nunca nadie quiso un débil para confiar
Nadie te enseña los pasos en un mundo
Que te obliga cada día a poder levantarte y caminar
Dónde fuiste tan feliz siempre regresarás
Aunque confundas dolor con la felicidad
Y ya no seas ni tú mismo pero pienses en ti mismo
Y eso matará
Y ojalá nunca te abracen por última vez
Hay tantos con quién estar pero no con quién ser
Tan solo somos caminos que suelen torcer
Miles de complejos sueltos que debemos de vencer
Ojalá si te aceptasen por primera vez
Y entendiesen que es que todos merecemos bien
Que no existe una persona que no deba de tener
Ya que somos circunstancias que nunca elegimos ser
Confianza nunca volvió con el tiempo
Y el fruto de mi vida no se basa en lo que tengo
Y si todos los instantes pudiesen pasar más lento
Si acaso dudarías esta vez en el intento
Y si entendiésemos que si somos perfectos
A pesar de borrones que quieran manchar el lienzo
Todo es una suma aunque eso no lo piense el resto
Una cosa es lo que soy y otra tan solo lo que muestro
Que yo ya no temo perder sin no dar por perdido
Que yo ya no quiero vencer, sino estar convencido
Que mucho antes de estar contento debo estar conmigo
Que voy a mirar a la soga pa’ decir le sigo
Que voy a parar de exigirme to’ lo que me pido
Y voy a aprender a aceptar lo que nunca consigo
Que voy a parar de culparme, mentirme, fallarme
Decirme tarde verdades que necesito
Por qué también dediqué tiempo a quién ya no se acuerda de mí
También pegue los trozos de lo mismo que después partí
Tampoco me he entendido y he entendido que eso será así
No he estado confundido, he estado fundido con lo peor de mí
Me he mudado a problemas y he querido ser feliz ahí
Y he dado vueltas en círculos por no quitarte en medio a ti
He preguntado a todos para poder definirme a mí
Cómo decirle a un río que se pare y deje de fluir
Nadie te enseña a ser fuerte pero te obligan
Nunca nadie quiso un débil para confiar
Nadie te enseña los pasos en un mundo
Que te obliga cada día a poder levantarte y caminar
Dónde fuiste tan feliz siempre regresarás
Aunque confundas dolor con la felicidad
Y ya no seas ni tú mismo pero pienses en ti mismo
Y eso matará
Y ojalá nunca te abracen por última vez
Hay tantos con quién estar pero no con quién ser
Tan solo somos caminos que suelen torcer
Miles de complejos sueltos que debemos de vencer
Ojalá si te aceptasen por primera vez
Y entendiesen que es que todos merecemos bien
Que no existe una persona que no deba de tener
Ya que somos circunstancias que nunca elegimos ser