Enrique Iglesias

La cuarentena de Enrique Iglesias, convertido en el juguete de sus mellizos

Noelia Bertol
Archivado en: Enrique Iglesias  •  

Los días de encierro pueden hacerse pesados, a no ser que tengas entre las cuatro paredes de tu casa a alguien como Enrique Iglesias. El artista vive estos días de confinamiento con su chica y sus tres hijos (la más pequeña nació en febrero), y ha encontrado la manera de hacerlo divertido.

¿Cómo se va a aburrir alguien con dos pequeños de dos años de edad llenos de energía? Cualquiera que tenga alguno a alrededor lo sabe. Y también sabe que, para que duerman bien y no den la noche, es mejor llenarles de actividades y jugar con ellos por el día.

Enrique Iglesias parece que se encarga de ese papel ¡y vaya si los agota!

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Hang on! 🤪😍

Una publicación compartida de Enrique Iglesias (@enriqueiglesias) el

Convertido en el juguete de sus mellizos, el intérprete de El baño hace las veces de caballito para transportar a estos por el jardín.

El pequeño Nicholas se sube al lomo de su padre, se cae, Lucy toma el control del transporte y su hermano se pilla un berrinche. Lo que puede ser el reflejo de cualquier casa con dos pequeños es precisamente la de Enrique Iglesias, tal y como él nos muestra en sus redes sociales con estos pequeños momentos.

Masha va por el mismo camino

 

La pequeña Masha, de poco más de dos meses de vida, aún es demasiado pequeña para disfrutar de los trotes de su padre, pero este ya le va acostumbrando a la fiesta. En un vídeo que también ha compartido él mismo, hace bailar a la bebé al ritmo del We Are Young de Fun. Pronto estará correteando con sus hermanos por el jardín.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

😍

Una publicación compartida de Enrique Iglesias (@enriqueiglesias) el

La lección que nos da Enrique Iglesias con esta actitud es que no debemos pasar estos días lamentándonos ni contando a la desesperada cuánto falta para que todo acabe, sino aprovechar el tiempo que tenemos para estar con nosotros mismos y, en el caso de que estemos acompañados, de la gente que nos rodea.

Al final siempre recordaremos estos días, ¡hagámoslos más inolvidables aún con la diversión por bandera!