Bea. Es muy duro ser transportista, pero también es difícil ser quien espera en casa

María Aragonés
Archivado en: Pablo Alborán  •  

Esta noche en ¿Qué falló en lo vuestro?  Comenzamos con una nueva historia. En este caso, se trata de Isabel, quien ha aprendido muchas cosas sobre el perdón, el amor y la soledad. Ha querido compartir con nosotros su caso para así poder recibir la ayuda de nuestros oyentes. Así que, si quieres escuchar su historia y darle tu consejo… ¡Escucha la historia completa completa y déjanos tu opinión!

Bea. Es muy duro ser transportista, pero también es difícil ser quien espera en casa

0:08:37

Muchos de vosotros y de vosotras nos escucháis cada noche trabajando en la carretera. Es un oficio muy sacrificado por muchos motivos, y uno de ellos es permanecer lejos de aquellos a los que quieres. Esta situación no solo es complicada para el propio transportista, también lo es para quienes le esperan desde casa.

Así nos lo ha contado Bea. Está casada con un transportista y el trabajo ha influido en su matrimonio. Para ella es difícil conciliar el sueño ya que echa de menos a su marido y no sabe si llegará bien a casa. Cuando pueden pasar tiempo juntos él está cansado. Bea le ha pedido una conversación seria en varias ocasiones, pero nunca ha surgido el momento oportuno. Echa en falta una vida normal en pareja. Él llegó a pedirle un tiempo y Bea se lo dio. Cuando le preguntaban sobre lo ocurrido, su marido decía que la relación no funcionaba pese a todos los esfuerzos de Bea por sacarla adelante. Ella asegura que se siente utilizada.