Carlota Corredera revela por qué comenzó a ir a terapia

La presentadora se sincera en directo

Noelia Bertol

Los problemas de salud mental están a la orden del día. Si ya era algo que preocupaba a la sociedad antes de la pandemia, en estos últimos años la situación que hemos vivido con el coronavirus ha intensificado esta situación y ha hecho que muchas personas hayan tenido que plantar cara a sus propios demonios.

Entre ellas se encuentra Carlota Corredera. La presentadora ha reconocido públicamente los problemas de salud mental que arrastra desde hace ya algún tiempo. Unos problemas cuyo origen remonta a los inicios de la pandemia, y no a las críticas y la presión sufrida durante la emisión de la docuserie de Rocío Carrasco, como muchos creen.

Rocío Carrasco y Carlota Corredera

Carlota Corredera: la raíz de su problema de salud mental

 

«Estaba muy tocada y empecé a ir a la psicóloga«, reconocía esta en televisión. Entonces muchos creyeron que la raíz del problema estaba en todo lo que esta fue señalada en las redes sociales cada semana que se emitía un nuevo episodio de Rocío, contar la verdad para seguir viva.

«No empecé a ir a terapia por las redes, empecé por la pandemia«, aclaraba Carlota Corredera ante sus compañeros. A estos confesaba que esas sesiones le habían ayudado a gestionar las situaciones con las que lidia cada día en el trabajo y en su vida personal, aprendiendo a no llevarse a casa todo el ambiente de broncas y gritos que se vive en Sálvame.

«Tengo 47 años y me han pasado cosas heavies en mi vida. Sé lo que es trabajar expuesta«, agregaba la de Vigo. Desgraciadamente, hoy en día las redes sociales muchas veces incrementan estos problemas. Los rostros públicos son grandes víctimas de ellas, pues con frecuencia se les critica sus palabras y sus actos.

La salud mental, un problema que nos atañe a todos

 

Muchos son los rostros conocidos que en este tiempo han lanzado discursos que subrayan los problemas de salud mental y la necesidad de tratarlos, hablando de ellos con toda la naturalidad para tratar de arrebatar todo los prejuicios al hecho necesitar terapia.

Sin ir más lejos, Dani Martín recientemente ha confesado en varias ocasiones que acude al psicólogo como una forma de arreglar aquello que no funciona bien en su cabeza y que le impide estar bien consigo mismo. Hace falta normalizar estos discursos para saber cómo hemos de actuar, pero también para actuar como prevención y evitar que los problemas de salud mental se apoderen de todos. 

MÁS SOBRE: