Comenzar a correr a los cincuenta: qué dicen los expertos

anamas

Si tienes más de cincuenta años y estás pensando en empezar a correr no andas desencaminada, puede ser un buen momento para Iniciarse en el running pero eso si, siguiendo un plan de entrenamiento específico.

En declaraciones a Vogue, Sara Álvarez, creadora del método Reto 48 afirma que  “Estar saludables no tiene edad; siempre y cuando nos asesoremos de los profesionales indicados. Es importante tener paciencia, pues es un deporte que demanda bastante condición aeróbica y disciplina constante”.

Cómo empezar a correr

Una  buena alternativa para comenzar a correr explica,  es alternar periodos de correr con intervalos de caminata y aconseja empezar así: correr 3 minutos/ caminar 1 minuto/ volver a correr 3 minutos/ caminar 1 y así durante 20-30 minutos.

Transcurridas unas semanas y después de haber logrado un ritmo constante debemos aumentar el tiempo de correr hasta 45-60 minutos, cambiando también los intervalos de running y caminata, hasta llegar a hacer nueve minutos de carrera y uno de caminata.

Algo que se conoce como método Galloway.

Alex García director del centro  Fit Club en Madrid nos ofrece otra opción , caminar media hora a buen ritmo y cada día aumentar la intensidad en tiempo o en velocidad. Una manera de saber si llevamos un ritmo correcto es poder hablar mientras trotamos.

Ambos expertos aconsejan comenzar con tres sesiones a la semana de un mínimo de treinta minutos y un máximo de noventa y aumentar hasta cinco poco a poco.

 Hay que recordar que a los cincuenta es inevitable que el tono muscular baje por lo que es conveniente alternar el trabajo de cardio que hacemos al correr con otras sesiones de pesas, pilates e incluso yoga para tonificar.

No te compares con nadie y controla tu frecuencia cardiaca

No vale lo mismo para todo el mundo y por ello no debes imitar el plan de running que les funciona a otras personas de cincuenta. Debemos fijarnos nuestras propias metas y no competir con las marcas ni en el ritmo de los demás.

Además es importante controlar el ritmo de nuestro corazón, para ello puedes utilizar bandas cardiacas y tal cómo explica la experta “si empiezas a correr y sientes algún dolor ya sea en rodillas, pantorrillas, espalda, lumbares, talones o pie, no dudes en preguntar a tu fisio o médico de cabecera”.

 

MÁS SOBRE: