Consigue codos más suaves con estos consejos

Si no los cuidamos pueden oscurecerse y ponerse feos

anamas

Los codos son una de las partes del cuerpo más olvidada y por eso es muy normal que tengan falta de hidratación, sobre todo porque son las zonas de la piel más propensas a tener rugosidades, piel gruesa y mucha sequedad.

E s muy importante exfoliar e hidratar, hazlo al menos dos veces a la semana con una esponja de fibra natural, haciendo círculos con el codo doblado en ángulo recto y el brazo extendido. Después hidrata los codos antes de acostarte, para ello utiliza una crema muy hidratante para suavizar.

Es importante beber mucha agua para evitar la sequedad y evitar el agua muy caliente, ya que secará tu piel. Además una dieta que incluya alimentos ricos en Omega3 (salmón, sardinas, nueces…) puede ayudarte a fortalecer la barrera natural de la piel.

La vaselina puede ayudarte a evitar el tono oscuro en los codos, puede servirte aplicártela sobre los codos y protegiéndolos luego con una venda, déjalo actuar toda la noche y notarás que la sequedad mejora mucho.

Codos suaves con estas mascarillas caseras

Hay algunas mascarillas hidratantes que puedes hacer tú misma en casa con ingredientes naturales, cómo la que puedes hacer con un  cuarto de azúcar y una cucharada de aceite de oliva y masajear la mezcla sobre los codos, deja actuar diez minutos y enjuaga con agua templada. Termina aplicando crema hidratante.

También puede irte bien aplicar esta mezcla sobre los codos:  una cucharada de aceite de oliva con dos de zumo de limón y media taza de sal. Después de frotarla sobre tus codos coloca una rodaja de limón en cada uno. Déjala actuar diez minutos y enjuaga. Por último aplica crema hidratante.

Frotar una rodaja de limón en tus codos durante cinco minutos es muy hidratante también.

La mantequilla derretida es un humectante natural que puede ayudarte mucho a acabar con la piel gruesa de tus codos. Lo mismo ocurre con los aceites, el de almendras, oliva o lavanda rebajados con un poco de agua puede irte bien. Aplícalo y envuelve tus codos con un film transparente. Déjalo veinte minutos y aclara. Incluso si mezclas el aceite de almendras con dos cucharadas de mayonesa y los extiendes en tus codos notarás la hidratación.

Otras mascarillas naturales que puedes hacer son las de miel y lino y la de leche de pepino, para la primera mezcla 25 gramos de semillas de lino con una taza de miel y media taza de agua templada. Deja enfriar en la nevera tres horas y aplícate la mezcla en los codos dejándola actuar cinco minutos, enjuaga y ponte crema hidratante. Para la de leche de pepino mezcla cien gramos de pepino rallado con 50 gramos de leche y póntela en los codos hasta que se absorba. Aclara y seca.

Es muy normal que los codos con el paso del tiempo adquieran un color oscuro, esto es por la acumulación de células muertas y otras impurezas que se pegan a nuestra piel. Por eso es tan importante exfoliar para renovar la superficie de la piel. Puedes hacerlo con un poco de bicarbonato y agua, mézclalos y aplícate un poco en los codos durante cinco minutos. Después aclara.

Con dos cucharadas de harina de avena en polvo y dos cucharadas de leche, puedes hacer otra buena exfoliante para aplicar en tus codos secos durante dos minutos, después frota bien y enjuaga con agua templada. Por último frotar simplemente con piel de limón en movimientos circulares durante diez minutos, te dejará los codos cómo la piel de un bebé.