Dos semanas de descanso mínimo antes de volver a pintarte las uñas

anamas

Si eres de las que renuevas el esmalte de tus uñas cada vez que este se estropea un poco, puedes estar dañándolas.

Te contamos las claves para pintarte las uñas sin que estas sufran.

Cuidado con esmalte semipermanente

La Dra. Carmen Sastre en declaraciones a ABC Bienestar,  hace hincapié en el tipo de esmalte que utilizamos “si bien el esmalte no afecta a la oxigenación de las uñas, puede dañarlas de otras formas, y esto tiene mucho que ver con los tipos de esmaltes que usamos: están por un lado los de corta duración, que se retiran fácilmente con un quitaesmaltes convencional, y los semipermanentes de larga duración, que precisan de una lámpara LED para secarse y se tienen que retirar en un centro de belleza”

Esmaltes de uñas de diferentes colores

Debemos tener especial cuidado con los esmaltes semipermanentes, ya que utilizan unas sustancias adhesivas llamadas acrilatos, para fijarlos y estas pueden producir dermatitis de contacto si los usamos frecuentemente y además podemos desarrollar una dermatitis de contacto a cualquier otro material adhesivo como pegamento de pestañas postizas o adherente empleados en odontología, entre otros.

Lavar muy frecuentemente las manos (cómo hacemos actualmente), perjudica a la piel pero  también a la uña que a la larga termina deshidratada, debilitada y descamada, lo que produce que se rompa.

Usar frecuentemente esmaltes semipermanentes puede favorecer también el desarrollo de infecciones bacterianas y fúngicas, ya que “la uña se vuelve más porosa y permeable debido a los lijados sucesivos necesarios para retirar el esmalte”

 

Muy importante mirar la etiqueta del esmalte

Diferentes colores de esmalte de uñas

Para estar tranquilas con respecto a la laca de uñas que utilizamos, debemos fijarnos en su etiqueta y ver que cumple con la Regulación Europea de la Industria cosmética. Para debe reflejar el listado de los ingredientes, el número del lote del fabricante y la fecha de duración mínima.

Lo aconsejable es usar esmaltes en cuya etiqueta figure la palabra free con un número delante, que nos indica que está libres de tres, cinco, seis o siete productos tóxicos.

Si ya tienes las uñas estropeadas

Uñas dañadas y rotas

En declaraciones al mismo medio la Doctora Carmen Sastre afirma que el descanso es el mejor recuperador para las uñas ya que,

«Al descansar del esmalte, las uñas se fortalecen ya que debido a su aplicación sucesiva estas se vuelven propensas a resquebrajarse y deshidratarse. Esta situación se revertirá después de algún tiempo sin hacerse la manicura y es aconsejable utilizar una crema hidratante específica tanto para las cutículas como para la lámina ungueal»,

Qué productos usar

Una mujer se hace la manicura tumbada en la cama cómodamente

La dermatóloga Lourdes Navarro recomienda en ABC Bienestar , aplicar una base de uñas antes de aplicar el esmalte para proteger la uña, «Esta base suele evitar que el esmalte de color que usemos produzca una tinción amarillenta de la lámina de la uña y una degradación de la queratina de la uña (pseudoleuconiquia)».

En cuanto al quitaesmalte debemos tener cuidado al escogerlo y fijarnos en sus ingredientes.

Para esmaltes de corta duración es mejor usar un quitaesmalte sin acetona, ya que esta reseca mucho la uña y puede dañarla.

Según la dermatóloga los mejores son los que llevan aceites e ingredientes que protejan la uña, aquellos que menos productos tóxicos contengan. «Se aconsejan preparados que en su composición lleven sustancias hidratantes, humectantes, oclusivas y protectoras, específicos para ser absorbidos por la lámina ungueal». Estos productos son: Tolueno, Formaldehido, Ftalato de dibutilo, Resina de formaldehido, Alcanfor, Parabenos y Xileno.

Cada cuanto tiempo debemos pintarnos las uñas

Manos de una mujer pintándose las uñas

Lo que aconsejan las expertas es dejarlas descansar unas dos semanas cómo mínimo entre esmaltados.

Si dejamos puesto el esmalte mucho tiempo pueden producirse granulaciones de la queratina, sobre todo si al quitarnos el esmalte arrancamos la capa superficial de la queratina ungueal.

Además afirman que una manicura muy repetitiva y constante termina siendo perjudicial y sobre todo si no nos ponemos en manos de profesionales, ya que al retirar el esmalte la uña está en contacto con disolventes a concentraciones muy alta y en ocasiones el uso de un torno que deben saber utilizarse correctamente para no dañar la uña.

Aunque si se hace puntualmente y con un profesional que conozca la técnica, no hay ningún problema.

 

MÁS SOBRE: