Puedes lavar tu edredón de plumas de esta forma

Es más sencillo de lo que crees

anamas

Seguro que ya empiezas a echar de menos tu edredón de plumas y quizás estás retrasando sacarlo porque no sabes muy bien cómo lavarlo para que quede bien. Antes de ponerlo sobre la cama es muy importante lavarlo si es que no lo hiciste antes de guardarlo.

Si lo utilizas como colcha, sin funda, deberías lavarlo cada vez que veas manchas o  notes que se pone amarillo y si lo usas con funda nórdica, bastará con lavarlo cada año.

Puedes lavarlo de varias maneras, en la lavadora, a mano metiéndolo en la bañera o llevándolo al tinte. La opción que elijas tiene mucho que ver con la calidad del edredón y las instrucciones del fabricante.

Lava tu edredón de plumas así

edredón, nórdico

Antes de lavarlo es importante comprobar que no tenga agujeros por los que se puedan salir las plumas. No lo metas a presión en la lavadora y mira antes la etiqueta con las indicaciones de lavado, sobre todo si es de plumas. La mayoría se pueden lavar hasta a 60 grados.

La temperatura es muy importante, ya que una temperatura alta acaba con los ácaros, si la etiqueta no indica nada, lávalo en agua fría. Ten en cuenta el tamaño del tambor de tu lavadora y el del edredón, si tu lavadora es de las pequeñas (seis o siete kilos de carga), mejor llévalo a la tintorería. Si tu edredón es muy grande sólo podrás lavarlo en lavadoras de carga superior, esto es ocho kilos o más.

Si tu lavadora es de las pequeñas, siempre tienes la opción de lavarlo en la bañera, aunque debes tener en cuenta que se trata de un procedimiento algo pesado y cansado. Para ello asegúrate que la bañera está limpia, llénala con agua templada hasta que cubra el edredón. Lávalo con un detergente suave en poca cantidad y evitando que no haga mucha espuma. Mete el edredón presionando para que no queden burbujas. Remueve para que el detergente llegue a todas partes, quita el tapón y deja que se vaya el agua, escúrrelo, presionando contra la base de la bañera.

Pon agua en la bañera y vacíala para aclarar el edredón, vuelve a escurrir y repite las veces que haga falta hasta que el agua salga clara.

A la hora de secarlo, lo más recomendable es ponerlo al aire libre evitando las horas de más exposición solar, si no tienes espacio la secadora es una buena opción siempre que sea de carga grande. Eso si, ten cuidado al seleccionar la temperatura, esta debe ser media.

También debemos cuidar la temperatura a la que secamos el edredón. Selecciona siempre una temperatura media. Un truco es meter dos pelotas de tenis en el interior del edredón, así conseguirás que no pierda su forma.

Si optas por la tintorería, ten en cuenta que el precio está entre los doce y los treinta y cinco euros.

 

MÁS SOBRE: