El metabolismo cambia con la edad pero no como tu crees

Tenemos buenas noticias

Ana Más

¿Sabías que los bebés tienen las tasas metabólicas más altas? esto es lo que se deduce de un estudio que sugiere además que hasta los sesenta años el metabolismo no empieza a decaer.

En el estudio participaron casi 6.500 personas de 29 países con edades comprendidas entre los ocho días y los 95 años y los resultados fueron publicados en la revista Science en un artículo que tal cómo explica el diario 20 minutos «firma un consorcio científico internacional, que ha compartido las mediciones del gasto energético total -de funciones vitales básicas y de acciones como caminar- en una única base de datos.»

Del estudio se dedujeron algunos datos algo inesperados, cómo que las necesidades energéticas se disparan durante los doce primeros meses de vida, de tal forma que cuando cumple un año un niño para su tamaño corporal, quema calorías un 50% más rápido que un adulto.

Herman Pontzer, de la Universidad de Duke (EE UU) explica: «Claro que están creciendo, pero incluso una vez que se controla eso, su gasto energético se dispara más de lo que cabría esperar para su tamaño y composición corporal».

Algo que explicaría, según la misma Universidad,  por qué los niños que no comen lo suficiente tienen menos probabilidades de sobrevivir y convertirse en adultos sanos, «Algo ocurre en el interior de las células del bebé para hacerlas más activas y aún no sabemos cuáles son los procesos», explica Pontzer.

Después de este aumento inicial en la infancia, los datos muestran que el metabolismo se ralentiza alrededor de un 3% cada año hasta llegar a los 20 años, cuando se estabiliza en una nueva normalidad.

Metabolismo, adolescencia, mediana edad y vejez

Aunque  la adolescencia es una de las  épocas de la vida dónde más se acelera más el crecimiento,  los investigadores no observaron ningún aumento de las necesidades calóricas diarias después de tener en cuenta el tamaño corporal: «Realmente pensábamos que la pubertad sería diferente y no lo es«, explica el investigador.

La mediana edad fue otra sorpresa, tal cómo recoge el mismo diario, los investigadores dedujeron que en esta franja de edad «quizá le hayan dicho que a partir de los 30 todo es cuesta abajo en lo que respecta a su peso, pero, aunque hay varios factores que podrían explicar el ensanchamiento de la cintura que suele producirse durante los años de mayor actividad laboral, los resultados sugieren que el cambio de metabolismo no es uno de ellos«.

De hecho, el estudio constata que el gasto energético durante estas décadas centrales (los 20, 30, 40 y 50 años),  es el más estable. Incluso durante el embarazo las necesidades calóricas de las mujeres no eran ni más ni menos de lo esperado.

Los datos del estudio sugieren que el metabolismo no empieza a decaer  hasta después de los 60 años, una ralentización que además es gradual y de sólo un  0,7% al año, según los autores, que además afirman que «una persona de 90 años necesita un 26 % menos de calorías al día que alguien de mediana edad»

Según Pontzer es extraño que el calendario de nuestras etapas metabólicas de la vida no coincidan con los grandes cambios que se producen cuando crecemos y envejecemos, como por ejemplo en la pubertad, la menopausia y otras fases de la vida.

La investigación concluye además «Todo esto apunta a la conclusión de que el metabolismo de los tejidos, el trabajo que realizan las células, cambia a lo largo de la vida de un modo no apreciado del todo hasta ahora».

MÁS SOBRE: