La venganza de una mujer hacia su exnovio por abandonar a su perro: ¡Cómo lo oyes!

Guss González

Estamos todos de acuerdo en que las mascotas son una maravilla… La nuestra especialmente, ¡claro! Son nuestros fieles compañeros. Nos dan su afecto, su entrega y su cariño absoluto sin pedir nada a cambio. Pese a eso, algunas personas no saben comportarse y llegan incluso a cometer abandono, algo que desde aquí rechazamos rotundamente…

Saray Esteso nos cuenta el caso de Navi, que abandonó al perro de su exnovia porque… no era de raza. El individuo en cuestión, imaginamos que por su mala conciencia, fingió que el perrete se le había escapado cuando le dio explicaciones a su novia

Pero el muy **** (por aquí no usamos malas palabras, aunque las merezca), se lo contó a su mejor amigo. Este, atónito con lo que estaba escuchando, decidió contarle la verdad a la exnovia. Y entre ambos prepararon una lección/venganza que Navi no olvidará. Además, pudieron localizar al perrete y rescatarlo del abandono.

 

La venganza se sirve fría

 

Dicen que es un plato que se sirve frío. En este caso, además, decidieron convertirla en una lección que Navi no olvidará en su vida. La exnovia, engañandole, le llevó hasta un descampado, con los ojos vendados, porque le iba a dar una sorpresa. Al llegar, estaba el perrete rescatado y el amigo… cómplices de esta venganza.

Mientras Navi permanecía con los ojos vendados y el amigo grababa la situación, fueron narrando lo ocurrido con carteles escritos que la cámara recogía. Explicaron la historia del abandono y la lección que iban a darle a su amigo y empareja.

Al destaparle los ojos, Navi descubrió al perro, le contaron lo que acababan de grabar y que aquello no era una sorpresa, o al menos no lo era en el sentido en el que él se había imaginado. A continuación, decidieron coger el coche y «abandonar» a Navi en mitad de la nada, para que experimentara lo que él le había hecho al animalito.

La venganza nunca es el camino, pero en este caso nos ha dado cierto regustillo ver que hay personas comprometidas con nuestras mascotas y que acuden a la mínima a su rescate. Y además, van dando lecciones que son importantes en la vida. Olé!

MÁS SOBRE: