Lavarse bien el pelo puede, incluso, cambiar nuestro estado de ánimo

Ana Más

Muchas veces los pequeños detalles son los que más bienestar nos proporcionan. Detalles tan sencillos cómo la forma en la que nos lavamos el pelo pueden hacer que incluso nuestro estado de ánimo cambie.

La higiene capilar está tomando mucho auge en los últimos tiempos, incluso con la cuarentena muchos han aprovechado para probar nuevos champús y productos capilares e incluso para cambiar su color de pelo o su estilo a uno más informal.

Anya Hindmarch, una empresaria de 53 años muy influyente en el mundo de la moda en Reino Unido es una de las personas que ha contribuido a este interés por el cuidado del pelo y de hecho acaba de publicar un libro en el que precisamente habla de ello, la traducción del título  es algo así cómo «si tienes dudas, lávate el pelo: un manual para la vida»,  aunque su título original es, «If in doubt, Wash your hair: A Manual for Life»

Lavarse bien el pelo , ¿por qué es tan importante?

En él hace afirmaciones cómo esta «un buen exfoliante con champú me ayuda a estar en paz y me da más confianza en mí misma, me hace más capaz de afrontar el día».

Y  asegura que sus mejores ideas siempre le han surgido  en la ducha, un momento que para ella es cómo meditar.

En definitiva todo se resume en dedicar tiempo y dinero en el autocuidado como medio para conseguir nuestras metas personales y profesionales.

El cabello es de las partes de nuestra anatomía y físico que se ve más y pone de manifiesto nuestro estilo de vida y de vestir, por eso cuidarnos el pelo y llevarlo limpio significa también cuidarse a uno mismo.

La empresaria afirma que » al final, terminamos haciendo tanto por los demás que no tenemos el tiempo ni la energía para cuidar de nosotras mismas, y es ahí cuando las cosas empiezan a desmoronarse» a la vez que invita a todas las mujeres a tomarnos un tiempo para lavarnos el cabello en lugar de fregar los platos del desayuno, algo que para ella es un soplo de aire fresco, tal y cómo explica, «se trata de reconocer que el cuidado personal de aquel que asume más responsabilidad que todos los demás es fundamental, no un capricho».

Más seguidoras de esta teoría

La escritora de ciencia ficción Jilly Cooper, cuenta que sus personajes femeninos tienden a lavarse el pelo cuando están agobiados o necesitan reflexionar sobre un asunto.

Y Jess Cartner-Morley, periodista de The Guardian afirma que  «El aroma del cabello recién lavado es siempre presagio de buenas noticias».

  

 

 

MÁS SOBRE: