Los miedos que sufre tu gato y no te llegarías a imaginar

Descubre qué situaciones y objetos no soporta tu mascota

Ana Pérez

Un gato es elegido como mascota en muchos hogares. Además, nos sorprenden con sus rutinas, manías, e incluso fobias.

Los gatos pueden ver peligros y asustarse en ocasiones que nos parecen imposibles, pero para ellos son desconocidas. Esta es una de las razones por las que estos animales odian ciertas cosas de los humanos.

Te dejamos una lista de aspectos que teme tu mascota y que deberías mantenerlo alejado de ello, para evitar situaciones de estrés y así te asegures de que es feliz.

Las cosas que más teme el gato

Existen excepciones, pero de manera general, un gato detesta y huye del agua. En algunos casos, con que les caiga una gota, les hará salir corriendo del lugar sin importar que se pueda llevar por delante. Una de las teorías explica que este odio viene de su procedencia de zonas desérticas y por ello, del escaso contacto con el agua en un pasado.

No solo es lo que puedan ver, sino lo que puedan escuchar. Seguro que has encendido un secador o un aspirador y tu gato ha salido corriendo. Esta situación tan habitual se debe a que los ruidos fuerte no son agradables para los felinos. De la misma manera que ocurre con los fuegos artificiales y los petardos.

También puedes leer:

Si tu perro hace esto cada día no es buena señal

Tu estrés puede influir en tu perro ¡no le hagas eso!

Aprende de la vida gracias a los gatos

¿Es más costoso tener un perro o un gato como mascota?

¿Cuánto tiempo de juego necesita tu gato?

Tu gato teme a las personas desconocidas. La llegada de estas a su territorio hará que corran a esconderse en el primer sitio que encuentren del hogar. Esto se debe a que odian tener que enfrentarse a situaciones desconocidas, y cuando llega alguien nuevo, trae nuevos sonidos, olores y sensaciones que tu mascota antes no había experimentado. Será cuestión de tiempo para que coja confianza y seguridad.

Los globos pueden ser otro de los objetos que más teman los felinos. No entienden como pueden flotar y no logran identificarlo. Además, esto se une a que puede explotar en cualquier momento y provocarles mayor susto.

El olfato lo tienen muy desarrollado, por lo que los olores fuertes pueden llegar a darles miedo. Por ejemplo, la intensidad en los olores como la gasolina, el vinagre, la cebolla o el alcohol no pasarán desapercibidos para ellos.

 

MÁS SOBRE: