Rebozar con Panko es entrar en otra dimensión: engorda menos y es más saludable

Nuria Serena

Si aún no has probado a rebozar tus alimentos con Panko, estás tardando. El Panko es el pan rallado japonés: Engorda menos, es más crujiente y lo puedes hacer tú mismo en casa

 

Se ha convertido en el gran competir del pan rallado tradicional con el que guarda serias diferencias. Te contamos cuales son y los beneficios de este producto.


Como ya sabes, rebozar, es una técnica de preparación de un alimento previo a su fritura, que consiste en cubrir dicho alimento con una cubierta para darle una textura crujiente y dorada. Con ello el producto queda crujiente en su exterior, pero tierno y jugoso en su interior.

 

¿Cuál es la diferencia entre el pan rallado y el panko?

La más importante es que panko japonés procede de la miga del pan, se prepara sin la corteza. De ahí su bello color blanco. Para elaborarlo, se desmiga y se deja secar: bien al aire libre o en el horno.

El resultado son unos copos mucho más grandes que el pan rallado tradicional que forman cuando se fríe una una costra crujiente y muy, muy ligera.  Se puede utilizar también para gratinar ¡su textura es ideal!

No, no tiene nada que ver con la tempura

Ni por textura ni por elaboración. La tempura  se elabora con agua, harina y sal.. es un rebozado en frio que al contacto con el aceite caliente se llena de burbujas y se infla como un buñuelo.

El Panko cubre el alimento a modo de escamas, con un acabado muy crujiente y sobre todo, muy digestivo: la razón es que absorbe muy poco aceite.

 

Si quieres saber más cosas sobre nutrición y dieta, quizá te interesen otras publicaciones de las que hemos hablado en www.cadenadial.com:

Lee también:

¿Cuánto ejercicio tengo que hacer para vivir más?

Estos son los alimentos que te pueden estar sentando mal

 

¿Cómo hacer panko en casa?

Lo cierto es que ya puedes encontrar panko en cualquier supermercado. Hace años era más dificil. Pero vamos a enselarte a elaborar tu propio panko casero.

 

¡Anota bien!

 

1º Debes cortar la corteza de las rebanadas de pan, deja solo la miga.

2º Trocéala primero y después échala en la picadora y tritura. No mucho. Deben quedar copos de unos 5 milímetros.

3º Coloca las migas de pan extendidas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. El horno debe estar precalentado. Dale calor por ambos lados a una temperatura de 100º C durante 10 minutos y remueve de vez en cuando

4º Tras sacarlas del horno déjalas enfriar a temperatura ambiente y ¡Ya está!

6º Recuerda que el panko casero debes guardarlo en un tarro de cristal hermético, para aislarlo de la humedad

 

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO