¡Se acabó el planchar! Sigue estos consejos y no lo necesitarás

anamas

Te damos algunas claves para que no tengas que planchar, salvo alguna excepción, prácticamente nada.

Mira la composición de la ropa

Los tejidos con algo de fibra sintética (lycra o poliester) se arrugan mucho menos que los cien por cien naturales.

Además hay telas que quedan bien sin planchar cómo la viscosa, el buen algodón o la seda.

Al poner la lavadora y tender

Hay programas en la lavadora que reducen la necesidad de planchado, además de usarlos intenta no llenar al máximo la lavadora, esto hará que la ropa salga menos arrugada. No centrifugues a mucha velocidad, bastará 600 rpm y procura usar suavizante ya que ablanda la fibra de los tejidos y disminuye las arrugas.

Tiende en cuanto termine la lavadora, si la ropa se seca dentro de la lavadora saldrá más arrugada.

Sacúdela antes de tenderla y pon las pinzas justo en las costuras para evitar marcas. Cuelga camisas y camisetas en una percha y los jerséis extendidos en plano.

Procura que la ropa esté ventilada pero sin sol directo.

Y al guardar la ropa

Cuando la recojas del tendedero alisa la ropa sobre una superficie plana, no la cuelgues demasiado apretada o se arrugará mucho más.

No apiles mucha ropa, cómo mucho cinco prendas, el peso hace que la ropa de abajo se arrugue mucho más.

Doblar ropa

Hay plantillas de doblado para ayudarte a doblar camisas, camisetas y jerseys.

Si cuelgas las cortinas húmedas no tendrás que plancharlas, su propio peso hará que queden bien estiradas.

No planches las toallas, si lo haces endurecerás el rizo natural y quedarán ásperas. Estíralas y dóblalas al recogerlas del tendedero.

MÁS SOBRE: