¿Te apuntas al reto de adelgazar en 31 días caminando?, te contamos en qué consiste

anamas

«Esta semana me pongo a dieta«… ¿Cuántas veces lo has dicho? ¿y cuántas veces has comenzado el plan para abandonarlo días después? estamos convencidas de que tras los kilos que has cogido en Navidad, ya lo has repetido unas cuantas veces. No desesperes, porque vamos a ayudarte a adelgazar pero sin dieta, tan solo caminando.

Médicos y expertos en alimentación coinciden en que para adelgazar de manera sana hay que hacerlo combinando una alimentación sana y equilibrada con la práctica de ejercicio.

 

A la hora de pensar en ejercicio basta con cambiar un hábito tan sencillo cómo salir a caminar, esto es lo que piensa la  entrenadora personal Stephanie Mansour que precisamente ha diseñado un plan dividido en tres fases para adelgazar caminando.

El Power walking, el poder de caminar a buen ritmo es un ejercicio excelente que nos va a ayudar a perder esos kilos de más que tan perjudiciales son para nuestra salud, pondrá en forma nuestro corazón y nos ayudará a mejorar la circulación . ¿Estás dispuesto o dispuesta a aceptar el reto?

En declaraciones a la revista Today, Mansour afirmaba:

” Caminar es excelente para reducir el estrés, mejorar la circulación y la movilidad y aumentar los niveles de energía». Y si decidimos hacerlo al aire libre, las ventajas de este deporte se pueden multiplicar, siendo muy beneficiosas para el organismo.”

Pero uno de los principales beneficios de salir a caminar (a intervalos) es que es una actividad que ayuda a perder grasa.

Qué significa caminar a intervalos

Se trata de caminar combinando periodos de actividad leve con otros de mayor actividad o más intensa.

Basándose en esta premisa la entrenadora ha diseñado un plan de 31 días destinado a aquellos que quieren bajar unos kilos.

El entrenamiento se divide en fase A, dirigida a principiantes y fase B que es un nivel algo más avanzado.

Caminar de forma pausada es caminar a ritmo normal y con caminata rápida nos referimos a andar cómo si llegáramos tarde a algún sitio.

El secreto: alternar los ritmos al caminar

Realizaremos el entrenamiento A los días  1, 3, 5, 6, 10, 14, 19 y 25 y para hacerlo seguiremos el siguiente esquema:

Tres minutos de calentamiento a ritmo normal, un minuto de caminata rápida (a buen ritmo pero sin llegar a correr, que nos resulte difícil hablar a la vez que andamos) seguido de 2 minutos de caminata normal.

Doce minutos alternando caminata rápida y caminata normal (alternando un minuto y un minuto) y para terminar tres minutos de caminata normal para relajar los músculos.

El entrenamiento B lo haremos los días 8, 11, 13, 15, 18, 21, 22, 23, 26, 27, 29, 30 y 31 y lo haremos de la siguiente forma.

Comenzaremos con tres minutos de calentamiento a ritmo normal, seguidos de un minuto de caminata rápida y uno de caminata normal.

 

También te gustará:

La OMS: si haces deporte de intensidad no uses mascarilla

Pilar Rubio muestra su tripa tras dar a luz y narra la experiencia del parto

 

Después alternaremos diez minutos de caminata rápida y normal (alternando un minuto de cada)  y seis minutos en los que alternaremos caminata rápida y tranquila pero esta vez a intervalos de un minuto de caminata rápida y 30 segundos de caminata normal hasta completar los seis.

Terminaremos con tres minutos de caminata normal para relajar los músculos.

El plan incluye nueve días de descanso, que serán los días 2, 4, 7, 9, 12, 16, 20, 24 y 28.

Cada uno de los entrenamientos no suma más de 25 minutos por lo que es sencillo sacar un hueco para hacerlos a lo largo del día.