cristiano ronaldo

Un viaje millonario: Cristiano Ronaldo pone su jet privado a disposición de su gato

Noelia Bertol

Cristiano Ronaldo amasa una gran fortuna, eso no es ninguna sorpresa. Es uno de los futbolistas mejor pagados del mercado y los lujos le rodean allá donde va. No hace falta más que ver sus redes sociales y las de su chica, Georgina Rodríguez, para darse cuenta de gran casa en la que viven o cómo viajan de un lado a otro en su propio jet privado.

Estos días el deportista era noticia por utilizar sus lujosos medios para salvar la vida de su gato Pepe. El jugador de la Juventus ha formado una familia numerosa junto a su chica y en infinidad de ocasiones le hemos visto reír y jugar junto a sus hijos.

Pero hace dos años que a la familia se unió un gato esfinge al que llamaron Pepe y que pasó a ser uno más en el hogar. Los rumores dicen que el futbolista llegó a pagar hasta 3.000 euros por él, y es que estos gatos de raza son muy demandados y tienen un importante valor en el mercado.

Pepe gato de Cristiano Ronaldo

Desgraciadamente el animal sufrió un atropello hace unos días en la ciudad de Turín, donde viven, tras escaparse de casa sin que sus dueños se dieran cuenta. Acostumbrado a estar siempre en casa, la calle era un mundo nuevo para él y un coche se lo terminó llevando por delante.

Un viaje de altura

 

Tal y como publicó la revista Pronto, el minino fue tratado por profesionales veterinarios en la ciudad italiana y, una vez regresó a casa, la propia Georgina Rodríguez viajó en el jet privado para trasladar al gato a España con su hermana, donde actualmente se recupera.

Lo más importante, al fin y al cabo, es que el animal está a salvo y que todo ha quedado en un susto. Si bien es verdad que sabiendo esto, el detalle del avión no ha pasado desapercibido, y es que el viaje fue organizado para él.

Algunas imágenes en la cuenta de la modelo nos revelan que no es la primera vez que Pepe realizaba un viaje de altura, pues hay fotografías del mismo junto a su dueña y los niños en el mencionado jet privado. ¡Es un gato con suerte!

MÁS SOBRE: