Lavavajillas

7 trucos para usar bien el lavavajillas y ahorrar en la factura de la luz

Puedes cometer errores sin saberlo cuando usas el lavaplatos

Lucía Puig

Uno de los electrodomésticos sin el que no podemos vivir es el lavavajillas. Lo usamos a diario pero puede que no siempre con los mejores resultados. El problema a veces es que no lo estamos usando bien. Te damos unos consejos para sacar todo el rendimiento al lavavajillas:

  • No limpies los platos en el fregadero antes de meterlos. Si haces esto verás como la factura de agua se incrementa. No tiene sentido darles un agua antes. Lo que sí hay que hacer es quitar restos de comida porque de lo contrario se quedarán en el electrodoméstico y acabarán ensuciándolo y estropeándolo.
  • Usa abrillantador. Este producto no lo utilizamos a veces por desconocimiento de su función o por ahorrar, pero tiene su importancia. El abrillantador es necesario para el correcto secado, ya que permite que el agua cree una película y escurra mejor tras el lavado.
  • Colocación de los cubiertos. Si utilizas la cesta los cubiertos se limpian mejor si están hacia abajo. En el caso de los cuchillos además por seguridad lo mejor es ponerlos hacia abajo.
  • Los utensilios de madera no son aptos para el lavaplatos. Si los metes se irán ablandando y estropeando.
  • Plástico. No se debe introducir en el lavaplatos porque con el calor se puede deformar.
  • Los vasos de cristal con el continuo lavado se pueden volver opacos. 
  • No conviene dejar varios días los platos metidos en el electrodoméstico sin usar. Los restos de alimentos se secarán y será dificil que quede bien.  

 

Para ahorrar en la factura de la luz 

 


La factura de la luz está disparada. Los ciudadanos tratan de ahorrar para contener el gasto extra que estamos afrontando como consecuencia de los altísimos precios del megavatio. A la hora de poner el lavaplatos debemos tener en cuenta el grado de suciedad de la vajilla. Tenemos dos programas: el eco y el rápido. 

Programa Eco del lavavajillas

 

Es un programa largo pensado para consumir poca energía. Lavar con este programa puede llevar unas 3 horas. Lo que se consigue es que con el agua caliente y la humedad la suciedad se vaya ablandando y así limpiando la vajilla. 

Rápido 

 

Es un programa corto que dura entre 20 y 40 minutos dependiendo de cada marca. Se recomienda usarlo si lo que hemos metido no está muy sucio y tener en cuenta que no tiene fase de secado. Estos dos programas son los que menos energía consumen. Cualquiera de ellos es buenos para nuestro bolsillo. Elegir uno u otro depende de la suciedad que tengan los platos y cubiertos que vayamos a introducir. Otra recomendación para ahorrar en la luz es que cuando vayamos a comprar nuestro electrodoméstico lo adaptemos a nuestras necesidades. Si somos dos quizás con un lavavajillas más pequeño nos apañemos.   

MÁS SOBRE: