Leiva

Así fue el accidente con el que Leiva perdió su ojo izquierdo

Este confiesa que 'gracias' a ese accidente se ha convertido en el artista que es

Noelia Bertol
Archivado en: Leiva  •  

Estos días Leiva vive ese periodo de promoción que tiene lugar entre el lanzamiento de un disco y el inicio de la gira del mismo. Han pasado ya casi tres meses desde que viera la luz Cuando te muerdes el labio, su último álbum.

En este nuevo trabajo Latinoamérica tiene un papel muy importante, pues muchas de las artistas con las que ha colaborado en él son del otro lado del charco. De ahí que Leiva haya viajado recientemente a México para hablar de su nuevo disco y presentar tres fechas de conciertos que ofrecerá en sus principales ciudades.

El artista se sinceró en una charla con Farid y Diego, dos youtubers mexicanos, en el canal de YouTube de estos. En este encuentro el artista confesó uno de los episodios más duros de su vida: cuando, teniendo tan solo 12 años, sufrió un accidente que le hizo perder completamente la visión de su ojo izquierdo.


leiva cantando

«Fue muy traumático para mis padres, pero no para mí«, confesó el de Histéricos sobre el accidente. Este era tan solo un niño y lo único que quería hacer era poder salir a jugar de nuevo y divertirse.

El accidente que le hizo perder el ojo no llegó solo. Leiva confiesa que era un niño muy inquieto y sufrió dos percances casi de forma consecutiva. «Estaba en el hospital con un brazo roto. Me había caído con un monopatín. Y después tuve un accidente con una pistola de perdigones«, expresó señalando que este último fue el que le hizo perder la visión del ojo izquierdo.

El discurso que ayudó al pequeño Leiva

Este no vivió el accidente como algo tan traumático en ese momento. «Automáticamente dejé de ver con ese ojo para siempre, pero yo lo único que quería era salir del hospital para jugar a la pelota. Que me dijeran que no iba a ver más pues no tenía esa dimensión. Yo no podía hacerme cargo de eso, así que automáticamente salí porque yo quería vivir«, añadió.

Leiva

Uno de los discursos que más le ayudó fue el de un celador del hospital que le dijo lo siguiente: «Piensa de todas las cosas que puedes perder que tengas dos. ¿Cuál es la menos importante? El ojo. Tu vida va a ser exactamente igual que era antes de ayer«.

Un hecho que le hizo conectar con la música

 

Leiva cree que todo aquello que vivimos en la infancia y en la adolescencia nos marca y da forma a las personas que terminamos siendo de adultos. «Tuve que ir tranquilizando mi inquietud de todo y empecé a conectar con la música muy pronto, por lo que por ese traumático accidente seguramente hoy estemos aquí«, explicó.

MÁS SOBRE: