Aitana

Las fotos más tiernas de Aitana no son con Miguel Bernardeau

Los otros amores de su vida son sus perritos: Sopa y Oliva

Noelia Bertol
Archivado en: Aitana  •  

Aitana y Miguel Bernardeau tienen una de las relaciones más afianzadas de la industria musical. A pesar de su juventud llevan cerca de cuatro años juntos y, aunque no son muy dados a presumir su amor en redes sociales, cuando lo hacen revolucionan a todos sus seguidores. ¡Son tan ideales! 

«Lo feliz que soy. Te quiero precioso«, comentaba la artista en una de las últimas publicaciones que compartió el actor. En ella podemos ver una fotografía de ambos en la que este coge a su chica en brazos y se miran con amor. ¡Qué romántico!

No obstante, y aunque nos parecen que hacen una pareja diez, las imágenes más tiernas que Aitana tiene en su cuenta de Instagram no son junto a Miguel Bernardeau. Los amantes de los animales estarán de acuerdo, pues estas bonitas fotos son junto a los otros dos amores de su vida, sus perritas Sopa y Oliva.


 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de AITANA (@aitanax)

Recientemente la de En el coche ha compartido varias imágenes en las que se le puede ver posando muy feliz y natural junto a Sopa. En una de ellas (nuestra favorita) Aitana acerca su cara a la cabeza de su perrita, formando casi un puzzle que se completa. Y es que de algún modo así fue la llegada de Sopa a la vida de la artista, completándola y acompañándola desde el verano de 2020.

Poco más de un año después de Sopa, llegó Oliva. Ambas perritas han sido adoptadas por la artista, que no solo adora a los animales sino que ha querido

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de AITANA (@aitanax)

La triste (pero emotiva) historia de Sopa, la perrita de Aitana

 

La artista quiso adoptar a Sopa para darle una mejor vida, y es que su historia antes de ser acogida por la protectora no había sido fácil. Esta se pasaba los días deambulando por las calles de Guadix, en la provincia de Granada, y los vecinos, en un intento de espantarla y alejarla de sus casas, le arrojaban cubos de agua. De ahí que el animal fuera empapada a todos lados. Vamos, «hecha una sopa» (de ahí su nombre).

Afortunadamente la cantante catalana cambió el destino de Sopa y actualmente la perrita disfruta de una vida llena de amor y cariño, ahora también con la pequeña Oliva. Una historia triste pero con final feliz. 

MÁS SOBRE: