Síndrome del niño hiperregalado: qué es y cómo evitarlo

De media, cada niño español recibe más de diez regalos en Reyes

Ana Más

Papá Noel y los Reyes Magos están a punto de llegar a nuestras casas y seguramente te hayas planteado alguna vez en esta época del año si te has pasado o te has quedado corta «pidiendo regalos para tus niños». Hoy nos detenemos en el síndrome del niño hiperregalado y los peligros de llenarles de regalos en Reyes.

La media de regalos que recibe cada niño español en Navidad entre amigos y familia es de más de diez. Y es que parece que hay algo en lo que coinciden psicólogos y pediatras, pasarnos de regalos sobre estimula a los niños y reduce su ilusión.

Desde la cuenta sobre educación @pequefelicidad explican que «Aunque los regalos están cargados de buenas intenciones, podemos pararnos estos días previos a reflexionar sobre lo que fomenta este exceso, tanto en los niños como en la familia en general y tratar de gestionarlo de una forma más consciente».


Cómo evitar desde casa el síndrome del niño hiperregalado

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Marta (@pequefelicidad)


Y es que el exceso de regalos puede conducir a que los niños los valoren menos y que pierdan la ilusión ante tanto estímulo positivo, algo que además puede reducir su nivel de tolerancia a las frustraciones. Se vuelven más posesivos al enfocarse solo en lo material y cuantos más juguetes reciban menos imaginación, orden y concentración tendrán.

Para evitarlo los días previos procura que no vean pantallas dónde seguramente les salte publicidad constantemente,  ni catálogos de juguetes, sino que pidan guiándose por sus deseos, además ordena lo que tienen y regala o dona lo que ya no utilizan para dejar espacio a los nuevos juguetes.

En cuanto al entorno, familia y amigos, puedes sugerirles que se junten varios para hacer el regalo, que regalen experiencias o materiales para fomentarlas como material deportivo, para dibujar o para pasar tiempo juntos. Si aun así no te hacen casos siempre puedes ir dosificando los regalos según veas que los usa el niño. . Podemos regalarles algo una vez pasadas las fiestas navideñas, para premiarles por haberse esforzado o por darles una sorpresa simplemente.

Puede funcionarnos también usar la regla de los cuatro regalos, esto es apostar por regalos útiles y prácticos para la vida cotidiana del niño o que le aporten algún beneficio para su desarrollo. Para ello prioriza entre un objeto que desee de verdad, algo que pueda usar (ropa, zapatos…), un libro y otro artículo de otra índole pero que necesite de verdad.

 

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO