bebidas dieta

Somos lo que bebemos: evita estas bebidas calóricas

Son todo calorías líquidas

Ana Pérez

Mejorar la dieta supone eliminar una serie de alimentos que no nos benefician, pero no tenemos que descuidar tampoco las bebidas.

Hay muchos alimentos líquidos que contienen muchas calorías y que suelen pasar desapercibidas y terminan por estropear tanto nuestro régimen como nuestra salud.

Los alimentos sólidos requieren ser masticados, y son registrados como los más saciantes. Por el contrario, las calorías líquidas ingresan muy fácil a nuestro cuerpo y alcanzan nuestra sangre sin mucho esfuerzo por parte del organismo.


Por esta razón las bebidas son más peligrosas cuando estamos siguiendo un plan alimentario.

Las bebidas impactan de lleno en nuestra dieta

 

Para cuidar nuestra salud se aconseja siempre primar el agua como bebida o en su defecto, agua con gas, pero siempre sin azúcares.

También puedes leer:

Las autoridades sanitarias alertan sobre el consumo por parte de los adolescentes de bebidas energéticas

Los famosos no podrán anunciar alimentos y bebidas dirigidas a menores

Bebidas que debes evitar para reducir el colesterol

Esto se debe a que las calorías líquidas impactan directamente en nuestra dieta, sobre todo si escogemos refrescos azucarados para hidratarnos de manera cotidiana. Un refresco o un zumo de fruta con azúcar puede contener alrededor de 100 calorías cada 250 ml.

En cuanto a las bebidas alcohólicas, pueden aportar calorías derivadas del etanol, se trata de componentes con efecto adictivo en nuestro cuerpo que, a largo plazo pueden condicionar notablemente nuestra salud sin ofrecer beneficio alguno. Una caña contiene 84 calorías y algunos cócteles llevan alrededor de 600 a 800 calorías por unidad.

Los azúcares libres o añadidos son los que debemos evitar en la dieta habitual para proteger la salud, ya que altera los niveles de glucosa en sangre, así como en el almacenamiento de grasas.

No debemos olvidar que además de los refrescos y bebidas alcohólicas, los  zumos, los batidos de frutas, los cafés comerciales o bien, las bebidas vegetales endulzadas y de sabores pueden contener calorías y nutrientes de mala calidad.

MÁS SOBRE: