Las claves de Tamara Falcó para perder veinte kilos

Constancia, yoga, deporte y cambio de hábitos en la alimentación son su secreto

Ana Más

Además de diseñadora, cocinera, colaboradora de televisión y protagonista de una serie sobre su vida, Tamara Falcó se ha convertido en toda una influencer cuyas recomendaciones siguen un montón de mujeres en todo el mundo, sobre todo en cuestiones relativas a belleza, como de la que hablamos hoy.

Y es que la hija de Isabel Preysler ha hablado en varias ocasiones cómo consiguió perder los veinte kilos que cogió debido a un problema de salud hace unos años, en concreto le detectaron hipotiroidismo que, unido a la época de estrés por la que pasaba entonces le hacían dificil el perder peso.

Esos kilos de más hacían que no estuviera a gusto con su cuerpo y por eso decidió ponerse en manos de profesionales que le hicieron recuperar su figura, el secreto y la clave para lograrlo es según ha explicado la constancia, tal y como ella misma dejaba claro en sus redes sociales, «Es una pregunta compleja que me hacéis muchas y la verdad es que el sobrepeso se puede deber a muchas situaciones distintas. Yo no soy médico, no me atrevo a aconsejarte, lo que sí te digo es que no paré hasta lograrlo, aunque tuviera altibajos y siempre en manos de profesionales».


Las claves deTamara Falcó para perder veinte kilos

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Tamara Falcó (@tamara_falco)


Algo esencial también en su pérdida de peso fue el yoga con el que consiguió, además de quemar calorías, mejorar la respiración y disminuir el estrés, un equilibrio corporal y es que entre los beneficios de practicar yoga está que liberamos una serie de hormonas, como la tiroides, que ayuda a quemar calorías. Además Tamara lo combinaba con una rutina de ejercicios diaria.

En lo que se refiere a la alimentación, la colaboradora de El hormiguero ha contado que hizo algunos cambios en ella con el fin de hacerla más saludable y que para ello fue muy importante contar con un equipo de profesionales que le orientaron. El secreto fue una dieta para favorecer el funcionamiento del tiroides, con alimentos ricos en minerales, como el marisco, los pescados o las legumbres.

 

 

 

MÁS SOBRE: