Una joven teletrabajando desde casa.

¿Trabajo presencial o teletrabajo? Pros y contras después de probarlos tras la pandemia

La gran incógnita después de la crisis sanitaria sigue generando dudas sobre su efectividad

Teresa Moreno

El eterno debate. Después de haber probado el trabajo presencial y el teletrabajo sigue habiendo posturas muy dispares entre los que están a favor y en contra de cada modalidad. Aunque también existe una fuerte tendencia de opiniones de aquellos que apuestan por un modelo híbrido, es decir, una combinación de las dos anteriores. En cualquiera de los casos, todo dependerá de las necesidades de cada uno y del ambiente de trabajo

Y es que es cierto que, tanto el trabajo presencial como el teletrabajo, cuenta con aspectos positivos y negativos para cada persona y que todo dependerá de las prioridades que cada uno establezca. Pero todo indica que el teletrabajo ha venido para quedarse. Sin embargo, para facilitarte esta ardua tarea aquí te dejamos algunos pros y contras de trabajar de forma presencial y del teletrabajo para que reflexiones sobre qué es lo que mejor te encaja. 

Por un lado, los «abanderados» del teletrabajo encuentran grandes ventajas en esta modalidad que les ayuda a seguir con su vida de una manera más proactiva, feliz y conciliadora. En cambio, está modalidad también tiene sus desventajas, tal y como exponemos a continuación. 


Varios compañeros reunidos en la oficina.
Getty

Ventajas del teletrabajo 

 

  • Gestión del tiempo óptima. El teletrabajo permite a los empleadas ahorrar tiempo, ya que no tienen que desplazarse hasta la oficina o el punto de reunión. Además, el teletrabajo suele venir acompañado de una mayor flexibilidad horaria y por consecuente, el disfrute de la conciliación familiar. Todo ello ayuda a gestionar de forma más óptima el tiempo y a estar más alegres. 
  • Aumento de la productividad. trabajar desde casa o desde cualquier rincón tiene numerosas ventajas y es que, también, ayuda a aumentar la productividad ya que al estar más motivada por tener más tiempo para uno mismo y sus obligaciones, uno rinde más con sus tareas. 
  • Reduce la contaminación. Al no tener que desplazarte hasta tu oficina contribuyes a reducir la contaminación de tu ciudad.  
  • Mejora el estado de ánimo ya que el hecho de disponer más tiempo y de una mayor flexibilidad motiva y ayuda a mejorar tu salud mental, puesto que el estrés se reduce considerablemente.

Contras del teletrabajo 

 

  • Dificultades para trabajar en equipo. Pese a que las tecnologías nos permiten estar en permanente contacto con los compañeros, hay barreras que no se han conseguido derribar, entre ellas, las dificultades para trabajar en equipo, ya que hay ideas y problemas de comunicación que se solventan mejor de forma presencial.  
  • Imposibilidad de desconectar del trabajo. A veces, cuesta poner fin a tu jornada laboral e incluso, desconectar una vez que has terminado puesto que sigues en el mismo espacio. Pero para eso nada mejor que salir a pasear, a hacer deporte u optar por cualquier plan relajante que te ayude a tener tu cabeza en otro sitio. 

Lo mismo sucede con el trabajo presencial, donde muchos son fieles defensores de volver a la oficina para estar de nuevo con los suyos y así, sobrellevar el día y las tareas con el equipo. Aunque el trabajo presencial también tiene desventajas a valorar.

El teletrabajo permite la conciliación familiar.
Getty

Pros trabajo presencial 

 

  • Ayuda a desarrollar un sentimiento de identidad dentro de la empresa y, por tanto, ayuda a integración. Pese a que las tecnologías se hayan convertido en nuestro mejor aliado estos últimos años no hay nada más placentero que volver a reencontrarte con tus compañeros en la oficina. Trabajar de forma presencial ayuda a sentirse integrada dentro de un núcleo y, sobre todo, si hace poco que te acabas de incorporar.
  • Facilita el entendimiento y la creatividad. No siempre pasa pero por lo general el reunirse presencialmente ayuda a que la comunicación fluya, a poner ideas en común, a estrechar lazos…

Desventajas del trabajo presencial 

 

  • Dificultad de conciliación. Mayoritariamente los horarios son rígidos y si a eso le sumas el tiempo invertido para llegar hasta el trabajo esto dificulta notoriamente que puedas conciliar tu vida profesional y personal.
  • Mayores costes. Inviertes mayor cantidad de dinero para desplazarte, para comer… Algo que puede que no notes en un día pero que al pasar el mes lo verás reflejado en tu  bolsillo.
  • Falta de productividad. El hecho de no tener tiempo, ir estresada todo el día porque no llegas a tiempo a los sitios y que todo te obliga a correr, te hace rendir menos en tus tareas o que al menos, no des tu mejor versión de ti misma porque has perdido gran parte de esa energía en todo lo demás.

Pese a que todavía siguen existiendo opiniones muy enfrentadas entre ambas modalidades, la situación pandémica nos ha puesto sobreaviso con el tema de la salud mental, así que, a la hora de valorar todas estas opciones dale prioridad a esta, algo que, a veces se nos olvida.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO