La opinión de un experto en viajes sobre cual es el mejor asiento en el avión

El periodista prefiere los asientos del final por estas razones

Ana Más

Si eres de los que sueles viajar en avión frecuentemente, probablemente tengas tu propia opinión acerca de cual es el asiento más cómodo o mejor. Algo sobre lo que sabe y mucho John Burfitt, este periodista experto en viajes australiano que en un artículo en la web escape.com, explica por qué  los asientos de la última fila del avión son los mejores.

Algo que contradice bastante los gustos habituales de los viajeros que normalmente prefieren ir en la parte de delante del avión y si es posible cerca de la puerta en el asiento del pasillo.

Burfitt explica que descubrió esto en un viaje de Sydney a Los Angeles dónde el pasajero de detrás suyo, no dejaba de darle patadas sin querer cuando intentaba colocarse. Al pedirle amablemente que tuviera cuidado, su respuesta fue que no podía ponerse cómodo y que no le prometía nada. El periodista encontró la solución cuando de camino al baño observó lo relajadas que viajaban las personas que ocupaban los asientos del fondo del avión. En ese momento decidió que ese sería su asiento a partir de ahora en los viajes largos.


¿Por qué este es el mejor asiento?

 

El experto en viajes explica además las razones que le hacen pensar que este es el mejor asiento y cita entre otras que es un lugar en el que te aseguras que nadie te va a dar patadas, además de contar con un gran espacio para apoyarte y dormir. Lo describe como una «joya escondida», a la vez que con sentido del humor pide discreción al respecto para que no se convierta en un asiento muy solicitado y haya que pelearse por él.

Burfitt relata otras ventajas de viajar en este lugar en el avión, «como estás escondido, nunca te golpeará una azafata con un carrito, ni te empujarán los pasajeros que pasan, ni te agarrarán del asiento al pasar», explica y también tiene argumentos para rebatir a aquellos que opinan que está muy cerca del baño por lo que escucharás todos los sonidos procedentes de este, que es dificil salir al pasillo o que es claustrofóbico, a lo que contesta que «Con cascos que cancelen el sonido y amabilidad a la hora de pedir salir, se eliminan todos los problemas».

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO