Kate Middleton princesa de Gales

El perfil más estricto de Kate Middleton como madre: no permite a sus hijos saltarse esta norma básica de educación

La Duquesa de Cambridge apuesta por una educación más allá del aula

Ana Más

Aunque la prensa nacional e internacional no ha parado de hablar de Kate Middleton desgraciadamente  por la enfermedad de la que se está recuperando, hoy hablamos de ella por un asunto muy diferente: la educación de sus hijos: George, Charlotte y Louise.

Y es que aunque Kate Middleton y William cuentan con una niñera que les ayuda con sus tres hijos, la prensa británica siempre se ha hecho eco de la implicación de la pareja en su educación, en la que como todos los padres, tienen establecidas una serie de normas, una de las cuales es innegociable.

Desde Lecturas explican que la norma en cuestión es no gritar en casa:  «Los gritos están absolutamente prohibidos para los niños y cualquier indicio de voces altas entre ellos se resuelve con la expulsión», explican en ‘The Sun‘.


Kate Middleton y Guillermo unos padres muy implicados

Kate Middleton
Vía Getty

Aunque la manera de resolver el conflicto si los niños gritan en lugar de mandarles a su habitación, es muy distinto: una charla en el sofá.«El niño travieso debe salir fuera de la habitación para evitar cualquier tipo pelea. Se corta por lo sano para ellos hablen con calma sobre lo ocurrido. Se le explican las posibles sanciones y se le describen las consecuencias. Ellos nunca les gritan tampoco. Predican con el ejemplo», explican desde el periódico británico.

Lo que está claro es que tanto Kate Middleton como Guillermo son unos padrazos, la experta en Casa Real, Danielle Stacey explica en la revista Hello!:  «A menudo la hemos visto cogiéndoles las manos o abrazándoles cuando eran más pequeños. Ha habido muchos gestos reconfortantes como una palmaditas en la espalda o caricias en el pelo. Cuando ella interactúa con otros niños en sus compromisos públicos también suele agacharse para interactuar con ellos, algo que Diana hacía a menudo».

Además  la Duquesa de Cambridge apuesta por una educación más allá del aula, donde sus niños crezcan personalmente conociendo a todo tipo de personas. Precisamente hace unos meses explicaba que le gustaría mucho que los tres se apuntaran a los Scouts porque «involucran y apoyan a los jóvenes en su desarrollo personal, capacitándolos para hacer una contribución positiva a la sociedad».