Come pizza sin remordimiento ¡menos calorías en cada porción!

Ana Más

¿Te pierde la  pizza pero tienes cargo de conciencia después de comerla? Sí, sabemos que es así y es que la pizza es un alimento con gran aporte de calorías, además de en su masa, en la mayor parte de los ingredientes que contiene cada porción, sobre todo el queso.

Te contamos algunas pautas para reducir grasas y calorías extra en la pizza y disfrutar sin cargo de conciencia.

Hecha en casa, masa fina, en plato y salsa casera

 

Es mucho más saludable, igual que cualquier comida, si puedes hacerla en casa, así podrás controlar los ingredientes y ya si eres capaz de hacer tú mismo la base (mejor con harina integral, la harina blanca refinada aumenta tus niveles de insulina y tu hambre) mejor que mejor, si te cuesta mucho hay varias opciones en el súper de masa de pizza.

 

Y hablando de la masa, escoge masas finas, los bordes dela pizza están llenos de calorías y no tienen nutrientes.

Come en un plato, no directamente del centro, si comes en plato pequeño engañarás a tu cerebro haciéndole creer que has comido más y además así mantendrás otras porciones fuera de tu alcance.

En cuanto a la salsa, mucho mejor si la haces en casa, las envasadas contienen mucho azúcar. Así eliminarás calorías vacías.

Consejos para elaborar otro tipo de masa

Y si quieres restarle un montón de calorías a tu pizza, elabora la masa con coliflor, si has leído bien. Te contamos cómo elaborarla.

Por muy raro que te parezca no lleva harina, necesitarás

  • 1 coliflor pequeña
  • 1 huevo
  • 150 gr de queso mozarella rallado
  • Tomate frito
  • Queso rallado
  • 1 pizca de sal
  • Orégano
  • Albahaca

Limpia la coliflor, quítale los tallos y rállala con rallador o con picadora, cómo prefieras. A continuación métela  en el microondas ocho minutos a máxima potencia. Después añádele un huevo, una pizca de sal y el queso mozarella rallado, mezclándolo muy bien.

En una bandeja de horno pon papel de horno y extiende la mezcla dándole forma redonda con el tamaño que queráis. Métela al horno precalentado, a 180ºC unos 20 minutos, cuando la saques ya estará dorada, puedes añadirle tomate frito, orégano, queso rallado y los ingredientes que te apetezcan. Gratínalo cinco minutos y disfruta de una pizza más que sana.

 

Añade verduras, controla el queso e incluye algún que otro entrante

Puedes reducir el índice glucémico de la pizza casi a la mitad añadiendo ingredientes ricos en fibra y proteína cómo verduras crudas y carnes magras, te ayudarán a saciarte antes.

En cuanto al queso, intenta controlarlo,  poner la mitad de queso en una pizza mantiene su sabor y puede reducir hasta un 50% la grasa saturada. La mejor opción es el parmesano picante con tan solo 22 calorias.

No comas sólo pizza, incluye en tu cena una ensalada, verduras a la parrilla o gambas para conseguir un menú más equilibrado y no atiborrarte de pizza.

MÁS SOBRE: