Cómo conseguir llevar una vida llena de estabilidad emocional

Aitana Alonso

La estabilidad emocional es una tarea difícil de conseguir y mantener, pero muy fácil de perder. La salud mental es muy importante y, por suerte, parece que la sociedad cada vez va siendo más consciente de ello. Sin embargo, queda mucho por hacer, y algo tan simple como estar bien con nosotros mismos es muy necesario.

La vida perfecta no existe, pero ser feliz es mucho más simple si conseguimos ser estables mentalmente. Hay muchos factores que nos perjudican a la hora de poder estar tranquilos y sin sufrir altibajos: el estrés, la ansiedad, rutinas de trabajo duras, presión externa, interna…


Nuestra mente se ve perjudicada por diversos agentes y ni si quiera nos damos cuenta de ello. Seguro que alguna vez has notado que algo no está bien dentro de ti, pero no consigues dar con lo que te provoca esa sensación. No estar del todo bien contigo es un problema que va por dentro y que cuesta definir, pero todo se basa en la estabilidad emocional.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que nadie nos conoce mejor que nosotros mismos. Por eso no hay que mirar para otro lado ignorando que nos pasa algo. Es muy importante pedir ayuda, pero primero hay que escuchar a nuestro cuerpo y a nuestra mente para poder expresar lo que sentimos. Este proceso de autoconocimiento es interno y es un trabajo que todos deberíamos hacer diariamente.

También puedes leer:

Salud mental: cómo cuidarla para ser más feliz

«Applícate» para eliminar el estrés con técnicas de relajación

La fatiga pandémica puede revertirse: recupera tu bienestar mental con estos cambios

Algo que también debes seguir al pie de la letra es la fidelidad contigo mismo. No te dejes llevar por etiquetas o cánones sociales porque no siempre se puede encajar en un sitio determinado. La estabilidad la da la paz y estar pendiente de lo que piensen los demás, incluso machacándonos, no beneficia.

La estabilidad emocional es el primer paso para ser feliz

No hay unas pautas concretas que te llevarán de forma inmediata a la estabilidad emocional y mental. A lo largo del día recapitulamos diferentes acontecimientos, interactuamos con varias personas y vivimos diferentes situaciones que pueden afectarnos por dentro, aunque no lo estemos notando. Todo pasa factura y todas las emociones se van catalogando. Por eso al final del día debes pararte a pensar qué has pensado, qué has sentido y todo lo que te ha aportado lo que has hecho.

Photo by madison lavern on Unsplash
Photo by madison lavern on Unsplash

Todo se basa en realizar un análisis interno y externo. Lo mencionado anteriormente nos lleva a recomendar la realización de un análisis DAFO. Esto consigue en analizar nuestras debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades. Con la ayuda de este análisis nos conoceremos mejor y seremos capaces de identificar las emociones que nos aportan o que nos desgastan, para poder deshacernos de las ‘malas’.

Es importante dedicarte unos minutos a ti cada día, ya sea realizando algún deporte o haciendo ejercicios de respiración que nos ayude a despejar la mente. Dejar todos los pensamientos en blanco por un momento te ayudará a ver realmente qué es lo que debe preocuparte.

MÁS SOBRE:

CONTENIDO PATROCINADO